'Dos padres por desigual', crítica

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

'Dos padres por desigual', crítica

Mensaje por BUSTER el Vie 1 Dic 2017 - 13:18


"Quien tiene un amigo tiene un tesoro" decíamos en relación a 'Padres por desigual'. Un dicho popular que, como todos los dichos populares, hay que utilizar bajo unas determinadas condiciones de uso que le aporten la oportuna credibilidad. Porque, quién tiene un amigo... ¿realmente tiene un tesoro? ¿Siempre es así? Sobre el papel sí, porque queda tan bonito que no se lo podemos negar, aunque sea por vergüenza. Y lo más políticamente correcto dentro de una sociedad políticamente correcta sería decir que quién tiene un buen amigo, realmente sí tiene un tesoro.

Como en el caso que nos ocupa, de nuevo, le vuelve a ocurrir a un Will Ferrell al que las buenas compañías, como la de Mark Wahlberg, le sientan más que bien. Poco importa que esta secuela sea, qué cosa, digna sucesora de una primera parte que por otro lado no era nada del otro mundo. Obvio. O eso creo porque la verdad, a estas alturas de la partida, ¿quién es capaz de acordarse de una comedia como 'Padres por desigual' más de un año después? Es más, ¿qué interés podría haber en acordarse de ella? ¿Por qué? ¿Para qué?

¿Qué puede ser esta 'Dos padres por desigual' sino otra insustancial e impersonal comedia 100% comercial no más que para pasar el rato? ¿Qué puede ser sino otra de esas producciones que parecen rodadas en piloto automático tras ser improvisadas durante un aburrido viaje en autobús? Hay quién hace botellón, y hay quién rueda películas. Y hay películas que nadie recordará cuando sus protagonistas mueran, por más que muy posiblemente sean estas películas las que paguen los aperitivos que se servirán en sus respectivos funerales.

'Dos padres por desigual' viene a ser lo de siempre, versión simpática y a menudo, más a menudo de lo que podría ser, divertida. Pero no por lo que abiertamente podemos considerar una mierda, sino porque su reparto se las apaña para que derive en algo razonablemente divertido. "Tiene su punto" decíamos sobre 'Padres por desigual'. Y ahora añadan a un John Lithgow y a un Mel Gibson sin miedo al que dirán, conscientes como todos los demás participantes de qué clase de película están haciendo: Una que ni ellos mismos recordarán mientras cobran el cheque.

Casualidades de la vida, 'Dos padres por desigual' vuelve a ser lo que aparenta ser. Y siendo conscientes de que como reza otro popular refrán popular, "no hay que pedirle peras al olmo", lo cierto es que resulta entretenida y a menudo, también divertida. La clave está, de nuevo, en aquel "quien tiene un amigo tiene un tesoro". Los papás Wahlberg y Ferrell, los abuelos Lithgow y Gibson, así como todos los demás. Todos aportan para que estos 100 minutos de tu vida sean mucho más llevaderos que según que comidas navideñas con la familia...

... otra vez.
avatar
BUSTER
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 1105
Reputación : 1173
Fecha de inscripción : 17/10/2009

http://cinemaniaymelomania.forogratuito.net

Volver arriba Ir abajo

Crítica: 'Dos padres por desigual', con Will Ferrell y Mark Wahlberg

Mensaje por Soyasí el Vie 1 Dic 2017 - 19:09

Hay películas indefendibles que, sin embargo, se las arreglan para funcionar en sus propios términos. No pretendo esconder a Dos padres por desigual bajo el paraguas del placer culpable, porque incluso aceptando semejante contenedor habría películas mejores que introducir en él. Pero sí, es precisamente lo que ocurre con la que protagonizan Will Ferrell y Mark Wahlberg, secuela directa de la anterior Padres por desigual, una comedia que recaudó unos estimables 242 millones de dólares hace ahora un par de años y cuyo éxito la presente va camino de reproducir.

Si ustedes se acuerdan de títulos como ¡S.O.S!. Ya es Navidad o Dos cuñados desenfrenados, quizá entiendan este incomprensible apego a determinados títulos cómicos de atmósfera navideña. Lo cierto es que Dos padres por desigual, que trata de revalorizarse sumando las presencias de Mel Gibson y John Lithgow en el papel de abuelos, o padres de los padres, mezcla esta tendencia con la de la (afortunadamente) superada Los padres de ella, otro hito posterior en la comedia USA al menos en la taquilla, y suma a la fórmula la concepción de la comedia que el tandem Adam McKay/Will Ferrell han extendido en todos sus largometrajes: la disolución de fronteras en la idea de la familia tradicional y, sobre todo, la confusión e inseguridad del "macho" contemporáneo: una masculinidad herida, cuestionada y cuestionable, como la que representan los esteretipos de Ferrell (el niño adulto) y Wahlberg (el duro estoico) y, ahora también, sus padres, forzados a pasar una Navidad juntos porque... bueno, hay que pasar una Navidad juntos.

En este sentido, Dos padres por desigual es más floja que El reportero o Los otros dos: no hay parodia a los clichés de tal o cual género (entendido como estilo pero también como sexo) aunque a cambio ganamos una duración más ajustada y un ritmo cómico sólido. Suficiente para un filme sin demasiado guión que se limita a acumular gags, que convierte el tema en el verdadero hilo conductor del cotarro por encima de la historia, y que (sobre todo) permite a Mel Gibson brillar con luz propia. El australiano comprende desde el comienzo que esto consiste en interpretar una versión exagerada de su testosterónica persona cinematográfica (y, en su caso, también "real") y se entrega a ello sin problemas, limitaciones ni excusas.


De hecho, el problema es que el director de Braveheart y protagonista de Arma Letal parece pedir más marcha todavía. No hay nada sublime en Dos padres por desigual, pero la película al menos tiene la dignidad de incorporar una escena tierna pero escasamente sentimental que lo resume todo: la del siempre brillante John Lithgow, sesentón talludito, improvisando comedia sobre un escenario y acabando por sacar a la luz su peor y verdadero trauma ante su hijo. Un recurso tópico en el cine sentimental pero perfecto en sus propios términos, que hace coincidir forma y fondo de una manera que ya quisieran las producciones de los Oscar.

Juan Manuel González

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 837
Reputación : 1049
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.