Mi amigo el gigante. "Gran metedura de pata de Steven Spielberg".

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi amigo el gigante. "Gran metedura de pata de Steven Spielberg".

Mensaje por Soyasí el Jue 7 Jul 2016 - 17:49

ya un amigo mío me había comentado que le había decepcionado bastante.

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)

Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 729
Reputación : 853
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

El gran Spielberg bonachón

Mensaje por BUSTER el Sáb 9 Jul 2016 - 12:36

Y de verdad que sí. Hasta en una película relativamente menor, e incluso podríamos afirmar que relativamente fallida como es 'Mi amigo el gigante' Spielberg demuestra lo grande (y bonachón) que es. Es cierto que cuesta entrar un poco y vencer la incertidumbre inicial; y que también cuesta (un poco) hacerse a un estilo visual que se queda a las puertas del cine de animación (disfrutado sin más en Tintín). Pero si consigues "amoldarte" -y esta es la palabra exacta- se trata de una cinta que se disfruta. Y además bastante, aunque lo dicho, no se trate precisamente de la mejor versión del director norteamericano.

Hay algo que Spielberg sabe hacer como pocos, y es resucitar al niño que todos llevamos dentro. Pero no es lo único que aquí el amigo sabe hacer como pocos: en esta época que cada vez más parece anclada en los años 80, con la constante referencia a la década prodigiosa amenazando con transformarse en una auténtico losa pesada, Spielberg sabe hacer como pocos aquello de tener presente la herencia al mismo tiempo que se mira hacia delante y se avanza un paso. No de forma tan agresiva como Quentin Tarantino, pero sí con la misma clarividencia como para hacer del pasado otra forma de inspiración para el futuro tan válida como cualquier otra.

Hasta cuando, como es el caso, estamos ante una de sus versiones "menores", siendo que lo más probable es que 'Mi amigo el gigante' no sea parte importante de cualquier vídeo resumen de la carrera de un director con títulos tan emblemáticos como para que el nivel, todo sea dicho, no es que este precisamente tan bajo como para que eso sea molesto. En una de sus versiones menores, pero de largo suficiente (es que nunca falla) para que el milagro se produzca por enésima vez. Como se preguntaba mi compañero Reporter en aquel lejano mes de mayo, ¿adaptar a la perfección el universo de Roald Dahl (y Quentin Blake)?

Pues sí, porque la película en cuestión no es sólo una transcripción prácticamente literal del libro homónimo, sino que además, y sobre todo, condensa, en poco menos de dos horas, todo su espíritu. El tiempo pasa volando, y cuando nos hemos querido dar cuenta ha sido para cerrar la boca, algo avergonzados, porque estábamos una vez más cautivados con la honrada sencillez que se desprende desde la pantalla. Como el chaval que algún día fuimos. Y que de vez en cuando volvemos a ser gracias a la inestimable ayuda de amigos tan buenos como el mencionado Spielberg, con el don innato de hacer que lo difícil parezca sumamente fácil.

Poco importa si hemos visto a Spielberg en mucha mejor forma, porque lo cierto es que a algunos pocos súper-dotados (y él, está claro, lo es) el cine les va a fluir siempre por las venas. Sí, de acuerdo, a lo mejor ya no está el cuerpo para demasiados trotes y la magia a estas alturas no brilla con la misma intensidad (quién sabe en que medida por los ojos que la ven, y no por las manos que le dan forma). Y a lo mejor llegamos al final de al cinta con las energías justas para cumplir, y desinflándonos un poco a la hora de rematar, pero por el camino, se han dejado innumerables evidencias de un talento que, por fortuna, no se apaga; que sigue latiendo con fuerza.

En las transiciones; en las resoluciones visuales para imponerse al montaje; en la compenetración con los actores (de nuevo, estupendo el ahora digitalizado Mark Rylance, y de nuevo una muchachada adorable, Ruby Barnhill); en la gestión del ritmo; en el empleo de los efectos especiales al servicio de su majestad; en la comprensión del material de base; en la regulación del suspense o la comedia; y por supuesto, en ese inconfundible y embriagador sentido de la aventura. Nuestro gran amigo Spielberg ha vuelto a refrendar el por qué merece muy mucho la pena esta amistad, y de paso ha vuelto a poner en pie al niño que muchos (aún) llevamos dentro. Web

BUSTER
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 1009
Reputación : 1044
Fecha de inscripción : 17/10/2009

http://cinemaniaymelomania.forogratuito.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.