Muere la actriz Chus Lampreave

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muere la actriz Chus Lampreave

Mensaje por CHARLIE el Lun 4 Abr 2016 - 17:16


"¡Tan joven y ya estás como vaca sin cencerro! Perdida, sin rumbo, sin orientación, como yo. Yo también estoy como vaca sin cencerro, pero a mi edad es normal. Por eso quiero vivir aquí, en el pueblo. Cuando a las mujeres nos deja el marido porque se ha muerto o se ha ido con otra, que para el caso es igual. Nosotras debemos volver al lugar donde nacimos. Visitar la ermita del Santo, tomar el fresco con las vecinas, rezar las novenas con ellas, aunque no seas creyente. Porque si no, nos perdemos por ahí como vaca sin cencerro".El párrafo de arriba pertenece a la madre de Leo en La flor de mi secreto. A nadie más. Y, sin embargo, cuesta trabajo dar con la autora real, digámoslo así, de uno de los momentos más tiernos, más divertidos y más radicalmente sinceros, todo en uno, el cine español. Desde El pisito, su primer trabajo, a Torrente 5, tal vez el último.

Recientemente, Pedro Almodóvar confesaba que ella era su madre en esta película. Y subrayaba el 'era'. No hacía su papel, ni la representaba, ni la interpretaba. Lo era con todas las reales consecuencias.Añadía que nunca se atrevió a dar a ninguna actriz un papel que sólo podía ser para ella. Y concluía que le hacía gracia presenciar la extraña complicidad que vivieron durante el rodaje la madre real, la ficticia y, ya puestos, hasta la mitológica. Todo mezclado en un hiperrealista juego de espejos. Chus, de alguna manera, no sólo era la madre de Almodóvar, también era la madre del cine español y, ya puestos, la de todos. Suena radical y ahora mismo no existe un solo director o ser humano que la haya conocido y que se atreva a desmentir una afirmación con rango de dogma.Chus nació en 1930 y nada indica que lo hiciera para hacer películas. Siempre que podía se reconocía de paso. Pura casualidad. Su primera vocación fue la pintura y, de hecho, su biografía recoge los cursos preceptivos en la Academia de

Arte de San Fernando. Sin embargo, su desparpajo, su voz chillona y cascada, su mirada camaleónica y su autoridad irrefutable ante la cámara pronto la convirtieron en lo que ahora ya es por siempre: la presencia que quizá mejor define qué significa ser un secundario, que no es otra cosa que construir una vida entera en la mente del espectador en un par de segundos.Cinco veces fue nominada a los Premio Goya y sólo una se hizo con él. Su papel en Belle époque, de Trueba, fue el responsable. Y, pese a ello, cuesta diferenciar un trabajo de otro de los que ocupan su filmografía.

Porque ella, antes que simplemente actriz, era una institución. Su talento natural para llevarse al espectador a su lado, para ahijarlo, la convirtió en una figura imprescindible y en quizá la única persona capaz de convertirse en característica común a eso llamado cine español. Desde Berlanga a Almodóvar pasando por Trueba, Forqué, Armiñán, Colomo, Cuerda o Santiago Segura, todos contaron con ella.Costaba entrevistarla. No quería. Se sentía desposeída sin la protección de su personaje. Y, cuando algo parecido a una conversación ocurría, duraba poco. Demasiado solemne, y hasta estúpido, el extraño ritual de las preguntas y las respuestas para "una persona tan inteligente". El entrecomillado es de José Luis Cuerda con el que trabajó en Amanece que no es poco (la madre de Nge Ndomo, que heredó de ella los dos apellidos, el lugar de nacimiento y el buen fondo), en Total y en Así en el cielo como en la Tierra. Lo suyo era siempre más cercano, menos pomposo, más como cualquiera de nosotros.De hecho, más que por sus películas, Chus será recordada por sus frases, por su actitud, por su simple e inolvidable presencia. Por ella sabemos que las testigas no mienten (Mujeres al borde...) y que Dinero es el mejor nombre para un lagarto (Qué he hecho yo...). Eso y que si alguien se acaricia el lóbulo al otro lado de la pantalla en realidad manda un mensaje a amor (Espérame en el cielo). Almodóvar, que contó con ella, de forma ininterrumpida la definió como la Buster Keaton mujer y Trueba le otorgó el privilegio de hacer de Doña Asun (Belle époque) una más de la familia. Y así lo entendió hasta la

Como vacas sin cencerro nos quedamos. Todos.
avatar
CHARLIE
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 411
Reputación : 488
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.