Rebecca De Mornay

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rebecca De Mornay

Mensaje por Cinemelomanoman el Vie 15 Mayo 2015 - 18:20

Rebecca De Mornay. Ella era una de las actrices con mayor sex appeal que aparecieron durante la década de los ochenta, y nuestro Antonio Banderas quiso definirla como el siguiente calificativo: “peligrosa”. Otro adjetivo no se le ajustaría mejor, ya que cuando la actriz aparecía en pantalla el espectador pensaba en que las cosas no iban a acabar bien. El encasillamiento, los fracasos y sobre todo el paso del tiempo le pasaron factura a la inolvidable protagonista de “La mano que mece la cuna”.

Rebecca de Mornay nació con el nombre de Rebecca George en California hace 50 años. Su abuela paterna fue la actriz infantil Eugenia Clinchard , y su padre, Wally George, se hizo un hombre dentro del mundo de la radio y la televisión. Aún así, Rebecca no quiso utilizar su apellido paterno y adoptó el De Mornay de su padrastro, que falleció cuando ella tenía cinco años. Se crió en Europa, principalmente en Inglaterra y Austria, en este último país fue donde completó sus estudios con excelentes notas. Ya establecida en la ciudad de Los Ángeles comenzó a formarse en el mundo de la interpretación en el Instituto Lee Strasberg.


Debutó en el cine de la mano de Francis Ford Coppola, interpretando un breve papel en “Corazonada”, pero se daría a conocer cuando se metió en la piel de una prostituta que mete en problemas a un jovencísimo Tom Cruise en “Risky Business”. A partir de ahí se convertiría en un rostro habitual de la gran pantalla gracias a títulos como “El tren del infierno”, “Llamaradas” o “Y la creó para el escándalo”, en donde el propio Roger Vadim versionaba uno de sus éxitos “Y Dios creó a la mujer” en donde Rebecca intentaba emular a la mítica Brigitte Bardot, pero sin fortuna ya que la película fue un absoluto fiasco y le proporcionó una candidatura al Razzie a la peor actriz.


Rebecca De Mornay demostró todo su potencial interpretativo en el thriller “La mano que mece la cuna”, en donde fue dirigida por alguien que sabe manejar muy bien a los actores, Curtis Hanson. En este film daba vida a la vengativa mujer de un ginecólogo que entraba a trabajar como niñera en la casa de la mujer que había arruinado su existencia. La actriz recibió excelentes críticas por este trabajo y por primera vez se la vio como una intérprete de verdad, no como la chica guapa que metía en problemas al protagonista de la película. Pero el éxito de este film hizo que el público la identificara definitivamente con este tipo de personajes perversos, tal y como demostró en “Los tres mosqueteros” en donde interpretaba a Milady D’Winter. Sus intentos de alejarse de ese tipo de personajes en películas como “El abogado del diablo” o “Nunca hables con extraños”, en donde compartía una tórrida escena con Antonio Banderas, no funcionaron nada bien.



“Nunca hables con extraños” fue un desastre, los críticos la pusieron muy mal y los espectadores la ignoraron. Además era una de las productoras de esa película. Sus fracasos no se perdonaron y ella comenzó a encontrar un refugio en la pequeña pantalla. Allí protagonizó una nueva versión de “El resplandor” de Stephen King, y se ha dejado ver en varios capítulos de series como “Urgencias”, “El abogado” o “Ley y orden”. Su carrera en estos últimos años se ha desarrollado principalmente en este medio y ha hecho sus pinitos en el teatro. Ha hecho muy poco cine, tan solo la hemos visto en “Los amos de Dogtown” y “De boda en boda”.

En el aspecto personal, la actriz fue una de las primeras novias oficiales de Tom Cruise. Se conocieron durante el rodaje de “Risky Business” y llegaron a vivir juntos, pero acabaron muy mal, tanto que la muy temperamental intérprete es capaz de abandonar una entrevista si le mencionan a Cruise. En 1989 se casó con el escritor, guionista y director Bruce Wagner, lo suyo fue un flechazo, se conocieron en el Festival de Cannes y a los pocos meses contrajeron matrimonio, la pasión apenas les duró porque no tardaron en divorciarse. Nada más separarse de su primer marido inició una relación con ese gran seductor que es Leonard Cohen. La actriz no dudó en producir uno de los discos del cantante canadiense “The Future” que se publicó en el año 1992. En 1995 se casó con Patrick O’Neal, hijo del actor Ryan O’Neal, con quien ha tenido dos hijos. Se separaron hace ocho años.
Por: Mary Carmen Rodríguez

Cinemelomanoman
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 176
Reputación : 257
Fecha de inscripción : 31/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.