El Hobbit (La Desolación de Smaug)

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Hobbit (La Desolación de Smaug)

Mensaje por Juan Nadie el Miér 11 Sep 2013 - 12:19

El Hobbit: La desolación de Smaug continúa la travesía de Bilbo Bolsón, quien es arrastrado hacia una búsqueda épica para reclamar el perdido Reino Enano de Erebor, que fue conquistado hace muchos años por el dragón Smaug.

Juan Nadie
ESTRELLA
ESTRELLA

Cantidad de envíos : 146
Reputación : 232
Fecha de inscripción : 10/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Crítica de El Hobbit: La desolación de Smaug, el poder de un dragón

Mensaje por CHARLY el Vie 13 Dic 2013 - 18:10

El viaje continúa. Llega a los cines El Hobbit: La desolación de Smaug, la segunda entrega de la trilogía con la que Peter Jackson regresa a la Tierra Media. Otra sobredosis de orcos, enanos y elfos que cuenta con una estrella rotunda e indiscutible: el dragón Smaug.

A la hora de enfrentarnos a otras más de dos horas y media sumergidos en el fantástico universo de Tolkien es justo y necesario que antes de sentarnos en la butaca recordemos lo ya sabido: Peter Jackson decidió convertir un libro en tres películas. Y contar con una nueva trilogía en los cines, concebida además como díptico, tiene pros... pero también algunos contras.

Entre los primeros está ausencia de preámbulos. Con las presentaciones hechas ya hace un año, y tras un breve y prescindible prólogo en forma de flashback, Jackson retoma la aventura de Gandalf, Bilbo, Thorin y su compañía de enanos en un punto álgido del viaje.


Sin dilaciones la acción se sucede a costa de Beorn el cambiapieles, los contrahechos orcos comandados por Azog, las arañas gigantes y los elfos que habitan en Mirkwood, el bosque negro. Allí nos reencontramos con un viejo conocido, Orlando Bloom que retoma su papel como Légolas el príncipe hijo de Thranduil (Lee Pace), el rey de los elfos silvanos que no tiene mucha simpatía por los enanos ni se preocupa por nada que ocurra fuera de las fronteras o de sus dominios.

Por allí también anda Tauriel (Evangeline Lilly), una letal hembra de orejas picudas creada especialmente para la ocasión por Peter Jackson, aunque con propósitos sentimentales bastante distintos a los que todos teníamos pensado para ella. Y si bien en estático su química resulta algo forzada -ella los prefiere bajitos- cuando Légolas y Tauriel se arrancan a cercenar cabezas de orcos y patas de huargos... son la pareja perfecta.

UN DRAGON, DOS GIGANTES

Perfectas son también las recreaciones de Mirkwood y también de Esgaroth, la Ciudad del Lago y de Bardo, el guerrero -y presunto arquero- al que da vida Luke Evans. Pero donde Jackson realmente se luce es en Smaug.

El terrible dragón que custodia el tesoro en las entrañas de la Montaña Solitaria es un espectáculo visual y auditivo que justifica por sí mismo el precio de la entrada. La rotunda y grandiosa voz de Benedict Cumberbatch es el complemento ideal para una apabullante creación.

Y a este colosal prodigio de la técnica se enfrenta el pequeño Bilbo... que también es enorme. Como ya hiciera en la primera entrega, el hobbit más perfecto que Tolkien hubiera imaginado protagoniza otro cara a cara de antología. Martin Freeman genial. Otra vez.


A LA SOMBRA DEL ANILLO

Sus idas y venidas y sus "videojueguiles" matanzas harán las delicias de muchos... y también pueden saturar a algunos. Pero lo que realmente puede llegar a enervar al respetable no es que Jackson y sus guionistas Philippa Boyens, Fran Walsh y el desertor Guillermo del Toro, llenen los vacíos de Tolkien a golpe de flashback y de una trama paralela que conduce Gandalf, sino que retuerzan algunos pasajes de la historia ya escrita para estirar su chicle.

Con eso y con todo -que no es más que la predecible consecuencia de eso que ya sabíamos- La desolación de Smaug mantiene e incluso por momentos mejora el nivel de su predecesora pero sigue quedando un par de escalones por debajo de cualquiera de las entregas de la Trilogía del Anillo.

Y es que, con la mitad del viaje ya consumido, constatamos que el nivel de épica, magia y pasión que exhibió Jackson en El Señor de los Anillos es casi inalcanzable para una historia como la de El Hobbit. Pero eso también lo sabíamos. Por cierto Peter, tú también.

CHARLY
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 363
Reputación : 445
Fecha de inscripción : 28/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Crítica: 'El Hobbit. La desolación de Smaug'

Mensaje por Soyasí el Dom 15 Dic 2013 - 10:53

Quien espere cambios, mejor que lo haga sentado. El Hobbit. La desolación de Smaug, el segundo capítulo de la trilogía concebida por su director Peter Jackson a modo de precuela de El Señor de los Anillos, tiene la misma personalidad y los mismos problemas que la anterior película, por mucho que la continuación de las aventuras del grupo encabezado por Bilbo Bolsón esta vez apriete el paso y supere bastantes de sus deficiencias... esas mismas que costaron a la primera entrega algún que otro disgusto con la crítica y el fan más extremista.

Claro que en realidad y pese a las limitaciones del material, la necesidad o no de una trilogía de El Hobbit (la tercera entrega, Partida y regreso, se estrenará el año que viene por estas fechas) resulta del todo innecesaria. Hace justo doce meses, Un viaje inesperado acabó sumando 1.017 millones de dólares globales sólo en la taquilla, lo que certificó las ganas de Tierra Media del público internacional pese a algunas predicciones agoreras.

Pero vamos con El Hobbit. La desolación de Smaug, nueva aventura que continúa el viaje justo allí donde lo dejamos en la anterior entrega y que, en efecto, recupera bastante del brío que hizo famosa la trilogía original, ésa que en cierto modo desfallecía en algunos pasajes de la primera. Jackson ha elaborado una película mejore en casi todo, y camina con paso firme hacia ese gran cine aventurero que pretende rememorar en casi todas sus secuencias. Otra cosa es que, como casi siempre, lo haga luchando contra sí mismo, su voluntad de engordar la narración y alargar los pasajes de lo que al fin y al cabo no es más que un cuento breve y primordial, obligado por los requerimientos del cine franquicia y el hambre de diversificar y fragmentar una narración que no siempre sale beneficiada de tantos minutos de explicaciones.

No obstante, la segunda entrega remata mejor los personajes, logrando que sean éstos, junto a los efectos especiales e inconcebibles secuencias de acción, los que lleven el control de un relato demasiado largo, pero más y mejor centrado. Una vez planteado el universo de la Tierra Media, Jackson no pierde el tiempo en situar y presentar enanos que más tarde están destinados a perderse entre la masa. Y una vez se desprende del relleno y encuentra el foco, el filme gana enteros: no sólo la película ofrece más Martin Freeman e Ian McKellen, sino que las incorporaciones destacadas de Evangeline Lilly y Orlando Bloom (éste último evidentemente feliz de recuperar su carrera, si acaso temporalmente) ayudan a cumplir el expediente, amortiguando el escaso interés de algunos de esos conflictos raciales que suponemos trascendentales para sustentar el universo Tolkien, e incluso advertirnos de ese futuro regreso de Sauron que motivará la acción de la trilogía madre. Porque todo ello cabe en La desolación de Smaug.

Pero naturalmente, lo mejor de este segundo Hobbit son sus enormes secuencias de acción y aventura, que por cierto, no siempre se benefician de la cámara de Jackson, en constante movimiento. El dragón Smaug interpretado por Benedict Cumberbatch, compañero de reparto de Freeman en la serie Sherlock, es por fin un oponente carismático contra el que enfrentarse, al que Jackson dota de la misma entidad y respeto como personaje que en su momento proporcionó a otro "efecto especial", el célebre Gollum. Un trabajo que hace que el desenlace de acción resulte satisfactorio, además de emocionante. Y sí, todavía tenemos escenas como la persecución de los barriles en el río, que sin duda complacerán al fan de la pura y dura exageración, también territorio afín al neozelandés (echen un vistazo a su anterior Braindead, echen). Aunque uno se sigue preguntando por qué eran necesarias tres películas de tres horas, el ahínco y entusiasmo de Jackson y el buen trabajo de un puñado de actores se hace evidente por todas partes. Aquí

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)

Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 732
Reputación : 857
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Las estratosféricas cifras de 'El Hobbit'

Mensaje por Soyasí el Dom 15 Dic 2013 - 10:54

La segunda parte de El Hobbit de J.R.R. Tolkien y Peter Jackson va a recaudar cifras de dinero altísimas.

La segunda entrega de la trilogía El Hobbit, titulada La desolación de Smaug, llega a los cines de EEUU dispuesta a registrar recaudaciones estratosféricas a pesar de la fuerte competencia de Frozen de Disney, que en España consiguió ascender al número uno de la taquilla, y el nuevo estreno destinado a arrasar en los Oscar, 12 años de esclavitud.

El cineasta Peter Jackson, que ingresó más de 1.000 millones de dólares de taquilla en todo el mundo con la primera parte, se frota las manos ante el estreno de esta secuela, cuando todavía queda otra película del universo Tolkien para estrenar, Partida y regreso.

La historia sigue las andanzas de Bilbo Bolsón (Martin Freeman), el mago Gandalf (Ian McKellen) y los trece enanos liderados por Thorin (Richard Armitage), quienes continúan su épico viaje para recuperar la Tierra de Erebor del influjo del dragón Smaug (voz del Sherlock Benedict Cumberbatch).

El reparto lo completan Luke Evans, Orlando Bloom y Evangeline Lilly Estos dos últimos personajes no estaban en la novela original de Tolkien pero fueron incorporados para reforzar la odisea cinematográfica, considerablemente más extensa que el libro.

Rodada en Nueva Zelanda, en los estudios que posee Jackson en Wellington, en 3D y a 48 fotogramas por segundo (el doble de lo normal, un resultado que se verá solo en algunas salas), los propios actores han tardado en poder ver su resultado final.

Por su parte, en EEUU El Hobbit se las verá con la nueva película de Tyler Perry, una estrella nacional para el público afroamericano. A Madea Christmas es una nueva aproximación de Perry al personaje de Madea, que en esta ocasión lleva su particular espíritu navideño a un pueblo rural cuyos habitantes no están preparados para su arrolladora forma de ser.

Además, se estrenan el drama Hours, una de las últimas películas protagonizadas por el actor Paul Walker, recientemente fallecido, y ambientada durante el huracán Katrina. También la cinta de terror Here Comes The Devil tratará de captar al público aficionado al cine de género.

El Señor de los Anillos, la primera incursión cinematográfica de Jackson en la Tierra Media de Tolkien, arrasó en taquilla, con una recaudación total que rozó los 3.000 millones de dólares (unos 2.180 millones de euros) -frente 282 millones de presupuesto (204)-, y en los Óscar, la trilogía completa se llevó 17 estatuillas.

El presupuesto para El Hobbit -que en un principio iba a tener sólo dos partes- ha sido el doble, pero ya está más que amortizado, puesto que sólo el primer episodio recaudó unos mil millones de dólares (726 millones de euros).

Sobre las suspicacias que ha levantado esa ampliación a tres partes de un libro que tiene apenas 300 páginas, los actores aseguran que hay que ver las películas para entenderlo.

Una demanda entre medias


Los hermanos Bob y Harvey Weinstein, propietarios de una de las productoras más importantes de Hollywood, The Weinstein Company, demandaron esta semana a Warner para lograr que los tribunales obliguen al estudio a repartir con ellos los beneficios de la trilogía de El Hobbit.

Según informó la prensa estadounidense, los Weinstein reclamaron participar de las ganancias de todas las películas basadas en esa novela de J.R.R. Tolkien, cuyos derechos controlaban hasta que los vendieron en 1998 a New Line, filial de Warner, cuando ellos controlaban la productora Miramax de Disney.

En esa transacción se estipuló una compensación para los Weinstein en el caso de que finalmente el libro se llevara a la gran pantalla. Warner considera, según publicó la revista Variety, que la demanda carece de fundamento.

Los Weinstein tratan así de paliar lo que Warner considera una de las mayores meteduras de pata de la Historia del Cine, en referencia al hecho de que "hace 15 años Miramax vendió sus derechos por 'The Hobbit' a New Line".

Para los Weinstein, todo se trata de "ingratitud y avaricia" por parte de Warner, a quienes piden una compensación de 75 millones de dólares (54,4 millones de euros), ya que ellos financiaron la tecnología inicial desarrollada por la empresa del director Peter Jackson, WETA, para hacer las películas.

Warner asegura que aportó 10 millones de dólares (7,2 millones de euros) para la primera fase de desarrollo de El Hobbit y que acordó pagar un 5 % de los beneficios del primer filme a los Weinstein, que también ingresaron por la trilogía El Señor de los Anillos. En total, Warner ha pagado más de 100 millones de dólares (72,6 millones de dólares). Aquí

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)

Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 732
Reputación : 857
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Guía para no perderse en la Tierra Media

Mensaje por Soyasí el Dom 15 Dic 2013 - 10:58

Con motivo del estreno de la segunda parte de El Hobbit les proponemos un recorrido por los escenarios de la película.

Este fin de semana se estrena El Hobbit: La desolación de Smaug, la segunda parte de la trilogía basada en el libro homónimo de J.R.R. Tolkien y dirigida por Peter Jackson, quien también adaptó El señor de los anillos.

Su primera aproximación a la Tierra Media le valió el reconocimiento mundial y la creación de un clásico instantáneo y con El Hobbit ha querido expandir ese universo que mezcla magia, aventura y mucha acción.

Lugares de interés

La Comarca

Es la bucólica tierra en la que viven los hobbits. Una sociedad rural y sedentaria que viven muy cómodamente ajenos a los conflictos de la Tierra Media. La imagen corresponde a Hobbiton, el lugar donde se encuentra la casa bajo tierra de Bilbo Bolsón, Bolsón Cerrado.

Pica aquí para guiarte sobre la Tierra Media.

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)

Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 732
Reputación : 857
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El Hobbit (La Desolación de Smaug)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:42


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.