¿Quién asesinó a Marilyn Monroe?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Quién asesinó a Marilyn Monroe?

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:30

El 19 de mayo de 1962 tuvo lugar, en Nueva York, la gala por el 45 cumpleaños del presidente John Kennedy, en la que Marilyn Monroe le cantó el inolvidable Happy birthday mister President (¡Cumpleaños feliz!), que se haría tan célebre. Se sospecha que en esos momentos la actriz podía estar esperando un hijo de uno de los hermanos Kennedy, John y Robert, ya que mantenía relaciones sexuales con ambos.El 4 de agosto de 1962 a las 21:00 horas exactamente, según su costumbre, Marilyn Monroe dio las buenas noches a su doncella, Eunice Murray, y se retiró a descansar. A las 22:30 horas una ambulancia aparcó cerca de la residencia de la Monroe, que a esa hora aún seguía con vida; no se explica por tanto, qué hacía allí esa ambulancia, unas 5 horas antes de la muerte de la actriz.

Tras el “Cumpleaños Feliz” del 19 de mayo se filtró convenientemente a la prensa la decisión del político de abandonar a la actriz, aunque con la condición de que la relación extramatrimonial del presidente no fuese divulgada. Inmediatamente después de su misteriosa muerte se hizo creer a la opinión pública que la causa de la muerte de Marilyn fue el suicidio como consecuencia de haber consumido una sobredosis de barbitúricos, sumida en una gran depresión tras la ruptura de su relación con Jack Kennedy. Lo cual resulta chocante si tenemos en cuenta que apenas unas horas antes de su supuesto suicidio había concedido una entrevista a la revista Life declarando sentirse “muy contenta” lo que no parece corresponderse con el estado de ánimo depresivo que cabría esperar de un presunto suicida. El hecho es que el clan Kennedy no encajó bien que los líos de faldas de sus hijos John y Robert pudiesen ensombrecer sus respectivas carreras políticas.

Además, la actriz estaba siendo investigada por Edgar Hoover, jefe del FBI, quien sospechaba que Marilyn sostenía peligrosas relaciones con agentes comunistas desde la época de su matrimonio con el dramaturgo Arthur Miller. En opinión de Hoover la actriz aprovechaba su relación con el presidente para sonsacarle información que comprometía la seguridad del Estado.

El ex esposo de Marilyn Monroe, Arthur Miller, también fue acusado por Hoover de pertenecer al Partido Comunista.Marilyn fue encontrada sin vida en su casa por su asistenta personal, tendida sobre la cama, desnuda y boca abajo, con el teléfono descolgado (jamás se supo a quién trató de llamar), la noche del 4 al 5 de agosto de 1962, exactamente a las tres y media de la madrugada. Sólo contaba 36 años. De la ambulancia, que llevaba estacionada frente a su domicilio desde unas 5 horas antes, salieron unos misteriosos enfermeros que entraron en la vivienda de la actriz escoltados por personajes del servicio secreto y fueron los primeros en entrar al apartamento, incluso antes que la policía local. Una empleada del complejo residencial creyó reconocer a Robert Kennedy entre los intrusos que acompañaban a los supuestos enfermeros de la ambulancia.

El informe policial calificó el suceso como probable suicidio, si bien se han barajado otras posibilidades, incluida la del asesinato. Un testigo [el detective privado al que Jimmy Hoffa tenía encargada la vigilancia de la residencia de Marilyn] afirmó que, mientras era retirado el cuerpo, uno de los presuntos enfermeros clavó una inyección entre los pechos de la actriz, lo que sugiere que tal vez Marilyn aún se encontrase con vida en el momento de ser trasladada a la ambulancia por los supuestos sanitarios, y que el propósito de esa inyección no habría sido otro que el de rematarla. Desde entonces, muchas conjeturas de asesinato han señalado a la familia Kennedy y al siniestro Edgar Hoover como inductores del mismo.

La autopsia jamás reveló el menor rastro de barbitúricos en el estómago de la actriz, y sus órganos vitales, que fueron extraídos para practicarles un análisis forense más concienzudo, desaparecieron misteriosamente.Tres días después, Joe DiMaggio, su segundo marido, celebró el funeral en privado. Lee Strasberg pronunció las siguientes palabras de despedida: «No puedo decir adiós a Marilyn, nunca le gustó decir adiós. Pero, adoptando su particular manera de cambiar las cosas para así poder enfrentarse a la realidad, diré “hasta la vista” porque todos visitaremos algún día el lugar hacia donde ella ha partido».

Sus restos se encuentran en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, California.Curiosamente, parte de los restos mortales de John F. Kennedy, que moriría asesinado un año después, también desaparecieron misteriosamente. Sam Giancana siempre creyó que los Kennedy estuvieron implicados en la muerte de Marilyn, especialmente Bob, que el 4 de agosto de 1962 se encontraba en Los Ángeles realizando un extraño viaje privado fuera de agenda.

Declaración de FHW a Jack Hoffmann“He resumido y a veces omitido palabras íntimas, personales, referidas a temas que no vienen al caso, la transcripción del texto al español no ha sido fácil, pero el contenido que expongo es el testimonio de un hombre que durante cinco días, estuvo unido profesionalmente a Jack Clemmons y su testimonio es de un gran valor documental”.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Primero

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:31

“Jack [Hoffmann], no te puedes imaginar cómo he vivido estos cuarenta y tres años. Ha sido cruel y muchas noches no puedo dormir pensando y recordando. Mis hijos siempre que se editan libros o artículos sobre Marilyn me los envían desde donde estén, es un personaje que está a mi lado desde hace tiempo, como también el odio y desprecio hacia periódicos, instituciones y escritores que se han llenado los bolsillos escribiendo como realidades, lo que son mentiras, o hipótesis personales. Sólo esto que voy a contarte es la pura verdad, confío plenamente en tu amistad, que harás buen uso de todo ello, como también sé que lo incluirás en tu trabajo cuando lo creas conveniente. Te autorizo”.

Segundo
“Recuerdo cuando llegamos a Fifth Helena Drive claramente como si fuese hoy, no había nadie, Clemmons era el jefe en funciones de la Comisaría en el West de Los Ángeles, a él le habían llamado, le correspondía, por distrito y yo le acompañaba. Cuando íbamos en el coche nos sentíamos intranquilos… Ten en cuenta que no se trataba de un personaje común, lo que sí recuerdo y nos sorprendió por la hora, fue el ruido que producía un helicóptero que estaba sobrevolando la zona. No le dimos importancia entonces, ahora todos sabemos de quiénes eran”.

Tercero
“Cuando Jack [Clemmons] iba abriendo y empujando una a una todas aquellas puertas de madera y entramos en el dormitorio, notamos un intenso olor a cera quemada, como si alguien se hubiese estando depilando, o algo parecido. Tal vez fueron alucinaciones, no lo sé, sólo puedo decirte que aquella cama, bueno, aquel colchón, contenía a una mujer boca abajo, medio desnuda, apenas cubierta con una sábana, sosteniendo un teléfono y justo al lado, discos esparcidos de Sinatra, una mesa pequeña con muchísimos medicamentos, demasiado bien colocados, este detalle siempre lo comentamos.

Era, aun muerta, una mujer muy hermosa. Tenía un cuerpo bien moldeado, era más bella que en la pantalla. Un cuerpo hermoso a pesar de los muchos moratones que presentaba. Aunque este detalle fue omitido en los informes oficiales. Pero te juro, Jack, que estaba cubierta de golpes y magulladuras, no llegamos a averiguar los motivos, pero tuvieron que forzarla, de eso estoy completamente seguro, como también lo estoy de las primeras fotos que le hicieron en la morgue al cadáver, después la maquillaron para ocultar los golpes y volvieron a tomarle fotos. No son esas dos o tres que circulan por el mundo, fueron muchas más, pero obviamente presentaban signos anormales. Desaparecieron todas. Luego Clemmons quiso recuperar el material por su cuenta, pero le prohibieron cualquier acción en tal sentido. En esas viejas fotos tomadas en el depósito está la clave de su asesinato”.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Cuarto

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:32

“No puedo saber quién dio las órdenes, pero lo que sí puedo decirte es que en aquella habitación había muchos nervios por parte de la Sra. Murray y su yerno. Todo estaba bien colocado y “demasiado limpio” hasta la sábana que cubría su cuerpo olía a recién lavada. Estos datos todavía los conservo en los apuntes que Jack Clemmons me entregó antes de morir. Estaba claro que habían tardado casi nueve horas en avisarnos, dijeron que los Estudios tuvieron que dar permiso… ¿Desde cuándo unos estudios cinematográficos tienen que autorizar a la policía para investigar el asesinato de una de sus estrellas? Jack [Hoffmann], en esas nueve horas antes de nuestra llegada, se hicieron muchas cosas en la pequeña habitación de su dormitorio. Era evidente que habían “preparado” el escenario. Durante toda la mañana, desde que nos presentamos en su apartamento, estuvimos recogiendo huellas y recopilando pruebas.

Al día siguiente, todo el material de la investigación había desaparecido, y el cadáver había sido “manipulado” en el depósito, además, nos denegaron la autorización para volver a examinarlo. Jack Clemmons insistió vehementemente, pero todo fue en vano: las órdenes venían de “arriba”. Todo el mundo parecía estar pendiente de nosotros, como si fuésemos los sospechosos”. Algunos meses después, Jack Clemmons reconoció que había sido presionado por el jefe William Parker y por James Hamilton, de la CIA, para que dejase el caso. Él se negó y participó en la posterior investigación dirigida por F.A. Capell, al que cedió sus notas de la investigación. No sacaron nada en limpio.Clemmons declaró a Jack Hoffmann varios años después: “Desde aquel día de agosto de 1962, siempre que inhalo el ocre olor de la cera me acuerdo de ella, tumbada boca abajo sobre su cama. Nunca supe el por qué de aquel olor, pero tiene que haber una explicación. Estoy convencido de ello”.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Quinto

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:34

“Habían limpiado el suelo, brillaba demasiado, como si acabasen de fregarlo, y pude ver las manos de la señora Murray enrojecidas, como si hubiese estado frotando. No es normal que las tuviera así, tenía que haber estado limpiando, no sé, pero todo en aquella mujer era extraño, una especie de siniestra ama de llaves victoriana. Greenson llevaba la voz cantante, él era quien cerraba luego las puertas, sentí lástima por Jack Clemmons, era mi jefe inmediato y no podía contrariarle, pero le noté triste. Vimos el famoso diario rojo, diario que sí existió y en esto quiero hacer hincapié, Jack, porque yo lo vi claramente. Eunice fue a buscarlo al bungaló de los huéspedes, lo sacó de una cajita y se lo entregó a un oficial del juzgado, al menos se identificó como tal. Luego desapareció y nunca más se supo de él. Pero no es difícil adivinar en poder de qué familia está ahora. Aunque he oído decir, y no sé si eso me consuela, que se encuentra en una colección privada en España”.

Sexto
“Su ex marido, Joe DiMaggio era un hombre de gran carácter, y fue muy triste verle llorar delante del cadáver de Marilyn. Recuerdo su rostro, era una mezcla de odio, tristeza, impotencia y rabia contenida. Tuvimos que impedir que siguiera dando golpes contra las ventanas, tirando cosas al suelo y gritando.

No le volví a ver más, hasta quince o dieciséis años después, pero sé que guardó libros, apuntes, los discos de Sinatra y una carta que ella no llegó a concluir. Creo que antes de morir DiMaggio ha dejado un diario en el que cuenta todo, absolutamente todo lo que sabía y créeme Jack, era mucho, lo malo es que no se puede hacer público hasta pasados 50 años desde su fallecimiento y como sabes DiMaggio murió en 1999. Aquel hombre no era precisamente un ser pasivo, sé que algo ha tenido que dejar, deberías buscar como sea a su hijo”.

Séptimo
“Todos sabemos por qué Jack Clemmons fue retirado del caso, se ha dicho que a la media hora de ser designado, debido a su incompetencia, y eso es totalmente falso. A nadie le pueden expulsar de una investigación en cuestión de minutos, sin más. Alguien tuvo que dar esa orden, y si le retiraron no fue precisamente por incompetente, más bien todo lo contrario. Pero quiero que sepas que tanto él como yo, a lo largo de todos estos años, no hemos dejado que se extinguiesen nuestros recuerdos, hemos seguido actualizando nuestras notas, añadiendo nuevos detalles que iban acudiendo a nuestra memoria. Repasando todo cuanto vimos y oímos aquella fatídica mañana. No ha sido una tarea grata, debo reconocerlo, pero lo he hecho por ti, por ella, por la verdad… Tal vez por todos nosotros. Sé cuánto has luchado a lo largo de todos estos años por sacar a flote la verdad, por mí familia y sobre todo, en memoria de mi amigo Jack Clemmons, un hombre honrado, único, uno de esos profesionales íntegros que aún dan sentido al oficio de policía. Pero además de todo eso, fue un valiente, porque había que serlo para atreverse a decir lo que él dijo entonces: “…Marilyn no podía haberse suicidado por su propia mano. La ayudaron a hacerlo”. En definitiva, lo mismo que gritaba DiMaggio mientras destrozaba los muebles de su apartamento: “¡La han asesinado!”.

Octavo
“Tengo el diario de Jack Clemmons, su familia me lo confió. En él anotó cuanto vimos aquellos cinco días, las palabras de Eunice, las de su yerno, las de los vecinos y otras personas que prefirieron mantenerse en el anonimato, que tenían miedo, que barruntaban que algo siniestro se ocultaba tras la muerte prematura de la actriz y que jamás creyeron la “versión oficial” del suicidio. Cosas tan terribles que cuesta imaginarlas, y mucho menos creer que puedan ser ciertas. Comprobamos que antes de nuestra llegada, el ama de llaves había hecho dos coladas distintas en las dos lavadoras del apartamento, la señora Murray dijo que lo había hecho siguiendo instrucciones de su jefe, el señor Greenson. Marilyn no era ninguna estúpida, como se nos ha hecho creer, pero sentía un miedo atroz ante ese hombre [Greenson] que ejercía un poder diabólico sobre ella. Jack Clemmons tenía las pruebas de todo, y ahora las tengo yo. Sé que tendrás los ojos como platos mientras lees esto, pero sólo te voy a pedir un favor: Publícalo. Escribe como sólo tú sabes hacerlo y lanza al mundo cuanto te digo. En tus manos tienes algo grande Jack, no lo tires a la basura, por favor”.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Noveno

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:36

“Jack y yo hemos hablado cientos de veces sobre aquel caso, sobre la vida que llevó Marilyn y por supuesto, sobre sus relaciones equivocadas con los políticos. Siempre hemos llegado a la misma conclusión: Tuvo mala suerte. En los cuatro días que siguieron hasta que nos apartaron del caso, pudimos constatar que la habían asesinado brutalmente. ¿Quién? Yo lo sé, y tal vez tú ya lo hayas intuido. De momento te diré quién no fue: no lo hizo la mafia, ni el crimen organizado, ni Sam Giancana, como se pretendió durante algún tiempo. Sam quería a Marilyn, todos los hombres que la conocieron la querían, mantuvo excelentes relaciones con sus ex maridos. Sólo “dos” de sus amantes se portaron mal con ella. Los Kennedy jamás trataron bien a sus chicas. Señalarles como culpables, aún hoy, casi medio siglo después, sigue siendo arriesgado, aún conservan poder. Mucho poder. Por lo que Jack y yo pudimos ver en el apartamento de Marilyn, fue que debió ser la señora Murray quien le administró el edema mortal, un mortífero cóctel de barbitúricos que provocó la muerte a Marilyn Monroe.

Así de sencillo y macabro al mismo tiempo, un diabólico asesinato escrupulosamente planeado. Las recetas del psiquiatra, el paseo por la playa de Marilyn, llevaba hasta allí por Eunice en su coche, las declaraciones del yerno de Eunice, todas reales, claras y contundentes. Aquella mujer [Marilyn] sabía muchas cosas de una poderosa familia de EEUU y lo que era aún peor, lo tenía todo anotado en un diario que yo vi entregar a un oficial judicial esa misma noche, de madrugada. ¿Quién ordenó asesinarla?Está claro que los Kennedy temían que hablara, el “cumpleaños feliz” no fue una buena idea: se parecía demasiado a una advertencia. Como ella quisiese dar a entender que estaba dispuesta a hacer pública su relación con JFK y su hermano Bob, el bilioso Fiscal General que después de su nombramiento se dedicó a hacerles la vida imposible a los mismos que les habían ayudado a ganar: Sam Giancana, Jimmy Hoffa, Meyer Lansky, Santos Trafficante, Carlos Marcello, Johnny Rosselli…

Todos los que se relacionaron con el clan Kennedy… ¡desaparecieron! Algunos eran viejos amigos del patriarca de la familia, Joseph, que hizo su fortuna durante la Prohibición. ¿Por qué no investigó Robert Kennedy, flamante Fiscal General de los EEUU a su propio padre y el origen de su fabulosa fortuna?Al final los Kennedy dieron con la horma de su zapato: LBJ y los tejanos. Lo más triste del asunto es que muchos consideran santos a los Kennedy y sostienen que Marilyn se suicidó. Nada más lejos de la verdad. También dicen que Mary Jo Kopechne sufrió un accidente. Esto es lo que dice la web oficial de los Kennedy. He preferido no traducirlo del original en inglés:

“On 17th July, 1969, Mary Jo Kopechne joined several other women who had worked for the Kennedy family at the Edgartown Regatta. She stayed at the Katama Shores Motor Inn on the southern tip of Martha’s Vineyard. The following day the women travelled across to Chappaquiddick Island. They were joined by Edward Kennedy and that night they held a party at Lawrence Cottage. At the party was Kennedy, Kopechne, Susan Tannenbaum, Maryellen Lyons, Ann Lyons, Rosemary Keough, Esther Newburgh, Joe Gargan, Paul Markham, Charles Tretter, Raymond La Rosa and John Crimmins… …Mary Jo Kopechne and Kennedy left the party at 11.15pm. Kennedy had offered to take Kopechne back to her hotel. He later explained what happened: “I was unfamiliar with the road and turned onto Dyke Road instead of bearing left on Main Street. After proceeding for approximately a half mile on Dyke Road I descended a hill and came upon a narrow bridge. The car went off the side of the bridge…. The car turned over and sank into the water and landed with the roof resting on the bottom. I attempted to open the door and window of the car but have no recollection of how I got out of the car. I came to the surface and then repeatedly dove down to the car in an attempt to see if the passenger was still in the car. I was unsuccessful in the attempt…”
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

CONCLUSIONES FINALES DEL INFORME FORENSE OFICIAL, FIRMADO POR EL DOCTOR NOGUCHI:

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:37

Aclarando que lo normal era encontrar restos de pastillas en el estómago: fragmentos de gelatina de las cápsulas. Dice que las cápsulas dejan un rastro de tinte y que las victimas generalmente vomitan antes de expirar. Cosa que no ocurrió en el caso de Marilyn. En palabras claras y rotundas; sospechaba que le habían suministrado los barbitúricos por vía anal: una dosis 15 veces superior a la resistencia de cualquier ser humano.La mucosa esofágica presenta pliegues. El estómago está prácticamente vacío. No se observan residuos de píldoras. No hay rastros de cristales en la muestra del contenido gástrico. También se examina el contenido duodenal con microscopio de polarización y no se advierten cristales.Firmado por:T. Noguchi y el jefe Médico del Deputy Medical Examiner.

Por su parte el Dr. Jack Miner dijo lo siguiente en 1962:“La mancha anormal del colon debe ser explicada. Noguchi y yo estábamos convencidos de que un enema fue, decididamente la vía de administración de la droga mortal. Nunca he visto nada como eso en una autopsia. Algo inconcebible ocurrió en el colon de esta mujer. Y en cuanto al suicidio… ¡sencillamente no me imagino a un paciente administrándose una dosis fatal de barbitúricos, o incluso una dosis sedante, tomándose el trabajo de preparar y suministrarse la solución por vía anal! No se sabe cuál será la dosis fatal necesaria, y no se tienen garantías de que vaya a quedar absorbida antes de ser expelida. Verá: si uno va a suicidarse con barbitúricos, lo hace con pastillas y un vaso de agua”.

El mismo doctor, treinta años después:“¿Quién aplicó la lavativa de hidrato de cloral? La única persona que pudo hacerlo fue Eunice Murray y fue en efecto su último acto como empleada de Marilyn Monroe, y perro guardián de Ralph Greenson. Siempre pensé que la clave era la señora Murray, pero trabajaba a las órdenes de Greenson, el hombre al que había considerado durante quince años su protector y jefe. Eunice hizo sólo lo que le ordenaron hacer… ¿Quiénes? Lógicamente quien o quienes estaban allí en ese momento. O recibió las órdenes por teléfono, lo cual también es factible. Ella siempre seguía las órdenes al pie de la letra, no tenía una preparación formal como enfermera, era una esclava… Yo, como médico podría decir muchas cosas de Ralph Greenson en el campo profesional, pero lo único que diré es que Ralph Greenson fue después de la muerte de Norma Jean [Marilyn] el psiquiatra más importante de toda la nación y sobre todo de los Estudios Twentieth Century Fox.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

LOS DATOS DEL COMPLOT

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:40

Según Norman Jefferies, uno de los asistentes de Marilyn Monroe, la actriz guardaba celosamente bajo llave un diario rojo en el bungaló de los huéspedes. Lo que ya es curioso, pues parece más lógico que lo hubiese guardado en su propio dormitorio, o en cualquier otra parte de la casa, a salvo de las miradas indiscretas de sus posibles huéspedes o invitados. En cualquier caso, ese archivo donde ella guardaba su diario fue forzado la misma noche que la actriz murió, pero Jefferies vio al día siguiente como Eunice Murray (su ama de llaves), se lo entregaba al empleado del juzgado. Lo que nos permite suponer que la persona que forzó el archivo donde Marilyn guardaba su diario, fue su ama de llaves, Eunice Murray.

El diario fue a parar a la caja fuerte del juzgado, donde un oficial lo guardó. Al día siguiente el diario había desaparecido. Sólo tres personas tenían la llave del depósito de pruebas donde se suponía estaba el diario en custodia: Phil Schwartzberger (auxiliar administrativo), Richard Rathman (encargado de la administración), y el juez que se hizo cargo de la instrucción del caso, Theodore Curphey. Este juez, carecía de experiencia en el campo de la investigación criminal, pero el 6 de agosto de 1962 declaró en una rueda de prensa convocada por él mismo que interrogaría en persona a los médicos y psiquiatras que habían atendido a Marilyn en los últimos meses.

Una declaración redundante e innecesaria puesto que como juez instructor era su deber realizar ésos y todos los interrogatorios que fuesen necesarios si estaban relacionados con el caso. Pero ése sólo fue el primer paso de una instrucción sumamente irregular: el juez Curphey encargó la autopsia a Thomas Noguchi, quien entonces era “sólo” patólogo ayudante, no el titular del departamento de patología forense.Varios años después cuando ya se le conocía como “el forense de las estrellas” Noguchi dijo:“Lo normal era que la autopsia la hubiese practicado un médico forense más experimentado, pero, no obstante, el juez Theodore Curphey me asignó el trabajo a mí, debido a mi inexperiencia”. Y añadió enigmáticamente: “Supongo que ya no podrán electrocutarme, recluido como estoy en una silla de ruedas”.Norman Jefferies, empleado de Marilyn Monroe, y uno de los testigos “clave” en la investigación de su muerte, ya fuese por suicidio o asesinato, declaró reiteradamente que “nunca salió de la inmediaciones de la residencia de la actriz aquel trágico día”. Jefferies aseguró que se quedó todo el tiempo con su suegra, el ama de llaves Eunice Murray, esto abarca la noche del sábado 4, y la madrugada del domingo 5 cuando murió la actriz. Jefferies se marchó el domingo 5 alrededor de las siete y media de la mañana.

Luego estuvo “presente” o al menos en la casa cuando murió la actriz, en algún momento de la madrugada del sábado 4 al domingo 5 de agosto de 1962.¿Cómo es que la policía le dejó marchar sin más a las siete y media del domingo? ¿No tenían más preguntas que hacerle?Sabemos, según la versión oficial, que Marilyn fue encontrada sin vida por su ama de llaves Eunice Murray, tendida sobre la cama desnuda y boca abajo, hacia las 3 y media de la madrugada del domingo 5 de agosto de 1962.

De la ambulancia que llevaba estacionada cinco horas delante de su apartamento salieron unos supuestos “enfermeros” que entraron inmediatamente en la casa, antes de que llegase la policía, y que una asistenta de otro apartamento dijo que le pareció que las personas que entraban con los “enfermeros” parecían personas del Gobierno y que entre ellos creyó reconocer a Robert Kennedy. Sabemos que otro testigo presencial declaró que mientras era retirado el cuerpo, uno de los presuntos “enfermeros” aplicó una inyección entre los pechos de la actriz ya fallecida.

La autopsia jamás reveló el menor rastro de barbitúricos en el estómago de la actriz, y sus órganos vitales, que fueron extraídos para un análisis más completo, desaparecieron de forma incomprensible.Es posible -ya lo hemos apuntado- que aún no estuviese muerta cuando se la llevaron los supuestos enfermeros, que la habrían “rematado” con una inyección letal mientras la retiraban en camilla. Si aún no estaba muerta, eso explicaría el detalle del teléfono descolgado: tal vez Marilyn intentó pedir ayuda. Jamás se supo a quien intentó llamar y, por las contusiones de su rostro, es seguro que la golpearon con saña, tal vez con el pesado auricular. Ahora bien, ese “testigo presencial” que vio cómo se llevaban el cuerpo tuvo que ser, por necesidad, Norman Jefferies, el empleado de la actriz y yerno de su ama de llaves, Eunice Murray que descubrió el cuerpo. No cabe imaginar que entrasen vecinos u otras personas.Norman Jefferies declaró lo siguiente: “Yo estaba allí con Eunice cuando murió Marilyn, cuando estalló el escándalo. Estaba allí cuando llegaron Robert Kennedy, Peter Lawford y los demás el sábado por la tarde.

Estaba allí cuando llegó la ambulancia… Estaba allí cuando llegó el doctor Greenson… y también cuando Marilyn murió en el bungaló de los huéspedes. Estaba allí cuando el cuerpo de Marilyn fue trasladado a su dormitorio…El abogado Jack Miner amigo de Ralph Greenson [psiquiatra particular de Marilyn], se entrevistó con éste el 12 de agosto con la promesa de no revelar el contenido de la misma.

Después de la conversación que mantuvieron Miner y Greenson y de la audición de una cinta magnetofónica que Greenson tenía en su poder, Miner llegó a la conclusión de que la actriz no se había suicidado, en contra de lo que pensó inicialmente. Es más, el propio Greenson también cambió su primera opinión y sostuvo ante Miner la siguiente hipótesis: “Si el juez Curphey hubiese hecho su trabajo satisfactoriamente, las declaraciones de ciertos testigos hubieran arrojado más luz sobre el caso. Pero no lo hizo. Actuó negligentemente. De este modo, la teoría de que Robert Kennedy no estuvo en Los Ángeles ese fatídico sábado 4 de agosto se hubiera desvanecido como humo, pues hay numerosas pruebas y declaraciones que afirman lo contrario”.Es decir, que Robert Kennedy sí estuvo en Los Ángeles el sábado 4 de agosto de 1962, la víspera del “suicidio inducido” de Marilyn.

Donald H. Wolfe escribió lo siguiente:“¿Intentaban matar a Marilyn Monroe? ¿O sólo someterla con un pinchazo, es decir, suministrarle una dosis mayor a la que estaba acostumbrada, para poder abrir por la fuerza su archivo, tomar notas, cartas y documentos legales, o apoderarse de su diario rojo? Los indicios señalan homicidio premeditado: le inyectaron una cantidad de barbitúricos suficiente para matar a 15 personas.Robert Slatzer y Milo Speriglio publicaron un artículo en la revista Oui titulado Who killed Marilyn Monroe? en octubre de 1975, sacando a la luz la existencia del diario rojo, en el que Marilyn anotaba cuidadosamente confidencias que el Fiscal General, Robert Kennedy le confiaba.

En este diario había consignados secretos que ella amenazaba con revelar cuando el presidente John Kennedy le dio a entender que la abandonaba, poco después de haberle dedicado ella el “cumpleaños feliz” en abril de ese mismo año 1962. El mismo manuscrito hacía referencia a unas grabaciones en poder de la policía, en las que además de a Marilyn, se oye una voz áspera masculina increpándola: “¿Dónde cojones está el maldito diario?”El sargento Jack Clemmons encontró el cuerpo de Marilyn boca abajo, cubierto por una sábana. Eunice Murray le dijo que se había descubierto el cadáver a medianoche. Cuando preguntó por qué se había tardado tanto en llamar a la policía, el Dr. Ralph Greenson le dijo que los estudios deberían dar su permiso para notificarlo a las agencias.

Cinco días después, a Clemmons le sustituyó en el caso un oficial de policía de mayor graduación. Jack Clemmons sostuvo durante años que hubo algo sórdido en la muerte de Marilyn que involucraba directamente a Robert Kennedy, y que en su opinión, Norma Jeane murió ocho horas antes de que le llamaran. Afirmó siempre que fue asesinada y pidió repetidas veces una investigación.En marzo de 1998 el National Enquirer insinuó que la CIA había contratado al jefe mafioso Sam Giancana para amenazar a Marilyn. Eso es totalmente falso, tan falso como la conspiración que nuevamente se intenta revitalizar según la cual Fidel Castro ordenó asesinar a John Kennedy. Sam Giancana apreciaba a Marilyn, fue su mentor en sus inicios, por el contrario, tanto él como Jimmy Hoffa despreciaban, por no decir que aborrecían, al clan Kennedy. No eran los únicos. Entre otros muchos que compartían esos sentimientos de odio hacia los Kennedy, estaban Lyndon Johnson y Richard Nixon, ambos futuros presidentes de los Estados Unidos. Estaba también Edgar Hoover, jefe del FBI, los empresarios de la industria petrolera del Sur, especialmente los de los Estados de Texas y Oklahoma. La lista es muy larga…

El propio Aristóteles Onassis, futuro esposo de la viuda de Kennedy, le despreciaba profundamente.Tanto Lyndon Johnson como Richard Nixon, sabían que los Kennedy habían planeado poco menos que “secuestrar” el Estado: John confiaba ganar su reelección en 1964, con lo que su mandato se hubiese prolongado entre 1960 y 1968. Estaba previsto que le sucediese su hermanito Robert en 1968, que previsiblemente habría revalidado en 1972 su mandato hasta 1976 y… como no hay dos sin tres… Ted Kennedy, el benjamín, con el inefable apoyo de sus hermanos mayores habría podido gobernar entre 1976 y 1984. ¡Un cuarto de siglo de gobiernos Kennedy! Algunos debieron pensar que era demasiado tiempo y demasiado poder en el seno de una misma familia.

La mafia, tradicionalmente, se ha regido por un estricto código de honor, y los Kennedy no cumplieron con su parte del trato. Además de los hermanos John y Robert, papá Joseph, Joe para sus amigos estraperlistas de la época de la Prohibición, también tiró de muchos hilos para asegurar el triunfo de su hijo en 1960, por un estrechísimo margen de votos. Tan estrecho, que su oponente, Richard Nixon, llegó a plantearse solicitar un recuento.Pero en todos esos chanchullos y apaños de los Kennedy, Marilyn no tenía nada que ver, los tramposos que dejaron muchas cuentas pendientes fueron los Kennedy, no ella.Está suficientemente claro que Marilyn Monroe fue asesinada, pero lo lamentable es que aún hoy, no haya una confirmación oficial, cuando la realidad es tan patente, con todos estos datos significativos revelados por el ahijado del capo Sam Giancana en la biografía del gánster, publicada en 1992 y titulada Double Cross.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

El siniestro “Rat Pack”

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:44

Con el nombre de Rat Pack se dieron a conocer un grupo de artistas que, reunidos alrededor de Frank Sinatra, promotor y líder de esta “hermandad” de miembros de la farándula, extendieron sus actividades a la realización de películas, sobre todo, pero también conciertos, espectáculos y demás actos propios del mundo del espectáculo. Esta “hermandad” de actores, por decirlo de alguna manera, estuvo en activo entre mediados de los cincuenta y mediados de los sesenta, sus miembros más conocidos fueron, aparte del actor y cantante Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford y Joey Bishop, como núcleo principal; además, formaron parte ocasional del mismo artistas como Shirley MacLaine, Lauren Bacall, Angie Dickinson, la propia Marilyn Monroe y Judy Garland, ya en el ocaso de su carrera.

Por la relación de Lawford con los Kennedy y tal vez por las conexiones de Frank Sinatra con la mafia, así como por el papel que representaron en las campañas de Kennedy y de los Demócratas, el grupo, a través de la adulación, adquirió cierta relevancia e influencia no sólo en el mundo del espectáculo, sino también en círculos políticos. Sin embargo, aunque Frank Sinatra esperaba formar parte de de la camarilla de Kennedy tras su elección como presidente, no fue así, lo cual hizo que dejaran a Peter Lawford fuera del grupo después de 1962: como “venganza” contra los desagradecidos Kennedy, Sinatra expulsó a Peter Lawford del grupo y su papel en la olvidable película Robin and the Seven Hoods se lo dio a Bing Crosby, otra vieja gloria que también atravesaba por horas bajas.

En 1960 el actor Peter Lawford, amigote de borracheras de Frank Sinatra y de los demás beodos integrantes del Rat Pack, se convirtió en cuñado del nuevo presidente de los EEUU, John Kennedy. Frank Sinatra creía que a través de su amistad con el actor Lawford, podría acceder al “círculo íntimo” de amistades del presidente. No fue así.

Como tantos otros antes que él, incluida la propia Marilyn, había creído que la amistad de John Kennedy era sincera: nada más lejos de la verdad.La noche del sábado 4 de agosto, el actor Peter Lawford fue a casa de Marilyn con Robert Kennedy, abandonando el lugar varias horas antes de que acudiera la policía. Lawford, fallecido en 1984, nunca reveló que sucedió aquella fatídica noche en casa de la actriz. La esposa de Lawford, Patricia Kennedy, voló desde la Costa Este para asistir al funeral de Marilyn Monroe, pero le fue negado el acceso a la ceremonia por orden expresa del exesposo de la actriz Joe DiMaggio, que culpó a los golfos integrantes del Rat Pack y a los Kennedy de su muerte, y siempre mantuvo, en diferentes entrevistas, que ella “no se había suicidado”.El 8 de julio de 1964, Edgar Hoover, jefe del FBI, escribió a Robert Kennedy lo siguiente:“Le comunico que el activista de izquierdas Frank Capell va a publicar un libro en el que hace referencia a sus amoríos con la difunta Marilyn Monroe y afirma en el libro que usted estaba en casa de la actriz en el momento de su muerte”.Elizabeth y Betty Pollard (madre e hija), habían sido vecinas de Marilyn, y varios años después de la muerte (1962), le dijeron al sargento Jack Clemmons que vieron perfectamente como entraba Robert Kennedy en casa de Marilyn Monroe después de anochecer el sábado 4 de Agosto. También declararon que al entonces Fiscal General de los EEUU le acompañaban dos hombres.

El sargento de policía Jack Clemmons siempre aseguró, hasta el día de su muerte acaecida en 1988, que estaba totalmente convencido de que Marilyn Monroe fue víctima de una conspiración política de enorme envergadura en la que estuvieron implicados los hermanos John y Robert Kennedy, además del actor Peter Lawford, cuñado de ambos.

Sobre las diez y media de aquel sábado 4 de agosto de 1962, según hicieron constar en sus declaraciones Norman Jefferies y Eunice Murray, empleados de la actriz, vieron salir al Fiscal General Robert Kennedy y a otros dos hombres apresuradamente. Acto seguido, Norman Jefferies y su suegra, Eunice Murray, asistenta personal de Marilyn, cruzaron el patio de la residencia y se dirigieron al bungaló de los huéspedes. Las puertas estaban abiertas de par en par, y la luz del apartamento estaba encendida. Cuando entraron en el dormitorio descubrieron a Marilyn desnuda en la cama. Estaba tendida boca abajo y con una mano sostenía el auricular del teléfono. Su estado -según palabras de Eunice Murray- era lamentable, parecía estar muerta.

Alarmados, llamaron enseguida a una ambulancia y al doctor Greenson, médico personal de Marilyn. Recordemos que había una ambulancia aguardando ante el apartamento de Marilyn desde hacía varias horas. James Hall (jefe médico de la ambulancia), confirmó más tarde que encontró a Marilyn en estado comatoso. En esos instantes Greenson procedió a inyectarle adrenalina directamente al corazón para reanimarla. Ahora debemos preguntarnos si era realmente adrenalina lo que el buen doctor le inyectó [entre los pechos] o una sustancia para rematarla. James Hall declaró posteriormente que Marilyn falleció durante el trayecto en la ambulancia, mientras se dirigían al hospital.Minutos antes de la medianoche del sábado al domingo, un Mercedes blanco pasó a gran velocidad en dirección este por el Olympic Boulevard de Beverly Hills.

El agente de policía Lynn Franklin les ordenó detenerse y enfocó con su linterna al conductor: reconoció inmediatamente, y sin ningún género de dudas, al actor Peter Lawford, y al dirigir el haz de luz hacia los asientos de atrás, donde se encontraban dos hombres, comprobó que uno de ellos era el Fiscal General de los Estados Unidos, Robert Kennedy, hermano del presidente. El Mercedes fue interceptado muy cerca de la residencia de Marilyn Monroe.Pocas horas antes, ese mismo sábado 4 de agosto, Marilyn había comenzado a redactar una nota dirigida a Joe DiMaggio, su ex marido. Pero algo la interrumpió y la nota se encontró más tarde doblada entre las páginas de su agenda [no confundir con el famoso diario rojo]. A la mañana siguiente, cuando la casa fue registrada por la policía, apareció la nota, los investigadores pensaron entonces que podía tratarse de la característica nota de despedida que suelen escribir los suicidas antes de consumar el suicidio. No era así.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

El texto de la nota era el siguiente:

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:46

“Querido Joe:Si al menos logro hacerte feliz, habré conseguido lo más grande y difícil que existe… o sea, hacer completamente feliz a una persona. Tu felicidad es la mía y..”.(Se interrumpe el escrito).Numerosas personas aseguraron que Marilyn veía el futuro con optimismo y no tenía ningún motivo para quitarse la vida. Justo un mes antes de su muerte confesó al fotógrafo George Barris:“Por lo que a mí respecta, éste es el momento más feliz de mi vida. Hay un futuro y ansío vivirlo”.

Con lo que no contaban los Kennedy, ni siquiera el avispado fiscal Bobby, era con que estaban siendo espiados en sus idas y venidas. Jimmy Hoffa, el carismático líder de la Hermandad del Transporte, al que Bobby Kennedy había acusado de comunista, de extorsionador, de malversación de fondos y de pertenecer al crimen organizado, era un hombre con agallas, y hacía tiempo que había pasado a la ofensiva para desenmascarar la hipocresía de los hermanos Kennedy y hacer públicas sus correrías, vicios e infidelidades matrimoniales.Además de someter a vigilancia a los Kennedy, Jimmy Hoffa hizo lo propio con los principales miembros del Rat Pack, el simpático grupo de golfillos entrados en años que, entre otras cosas, con Sinatra y Lawford a la cabeza, eran los que se encargaban de facilitar chicas a los hermanitos Kennedy. Entre las prácticas sexuales de éstos, heredada de papá Joe, estaba la de maltratar y dar palizas a las chicas para excitarse. Por lo que no cabe descartar que en el caso de Marilyn le hubiesen propinado una terrible paliza antes de asesinarla, lo que explicaría sus terribles magulladuras y moretones.Jimmy Hoffa, desaparecido en extrañas circunstancias en 1975, poco antes de reabrirse el caso por el asesinato de JFK, declaró lo siguiente: “Hay un archivo confidencial que contiene varias cintas grabadas y pruebas irrefutables referentes a las circunstancias de la muerte de Marilyn Monroe”.

Hoffa lanzó el órdago dirigido al honesto y ejemplar Fiscal General, Robert Kennedy, que se presentaba con aura de santo a las elecciones de 1968. Aunque sería asesinado el 6 de junio de ese mismo año.Todos cuantos conocieron a Marilyn la describen como una persona generosa y encantadora. Una mujer de extraordinaria Inteligencia que nada tenía que ver con el estereotipo de la rubia tontita que interpretaba en sus películas. Repasamos brevemente lo que dijeron de ella algunos de los que la conocieron:“Cayó bajo la nociva influencia de quienes abusando de su confianza y buena fe, propias casi de una niña, la condujeron a la tumba prematuramente”. (Frank A. Capell) “Marilyn conoce el mundo, pero ese conocimiento no ha disminuido su grande y benevolente dignidad; la oscuridad del mundo no ha ensombrecido su bondad”. (Edith Sitwell) “Ahora veo claro quiénes abusaron de Norma Jeane… jugaron con ella, luego se cansaron y cuando fue un problema, se la quitaron de encima”.

(Mickey Song) “Voy a airear este maldito asunto… ¡Lo contaré todo! Muchos me han llamado para conseguir la historia. Está claro que obtuvieron de mí lo que querían y luego pasaron a otra cosa”. (Marilyn Monroe) “Bobby Kennedy estaba en Los Ángeles y visitó a Marilyn la noche del sábado 4 de agosto de 1962”. (Eunice Murray, en 1985) “Marilyn me llamó llorando, estaba frenética, nunca la había visto así. Me dijo que habían estado en su casa. Tenía mucho miedo y presentía que estaba en serio peligro”. (Sidney Guilaroff) “Si yo hubiese realizado esa autopsia, no la habría firmado determinando la muerte como suicidio. Según mi experiencia profesional, los niveles de barbitúricos en la sangre y el hígado eran lo bastante altos como para que pudiesen haberse encontrado residuos de los envoltorios de las cápsulas en el estómago. Sin embargo, no se encontró nada de eso”. (Dr. Keith Simpson de la Universidad de Londres, patólogo del Ministerio del Interior) Marilyn: ¿Sabes Sidney? Yo conozco un montón de secretos de los Kennedy. Sidney: ¿Qué clase de secretos…?Marilyn. ¡Peligrosos!Dicho esto, Marilyn colgó el teléfono. (Fragmento de la conversación que mantuvo Sidney Guilaroff telefónicamente con Marilyn días antes de su muerte y que fue grabado por el hombre de Jimmy Hoffa que había intervenido su teléfono).

Según Donald Spoto, las personas que limpiaron de huellas la casa de la actriz antes de la llegada de la policía, y después de la visita de Kennedy y Lawford, tuvieron que ser Ralph Greenson, el doctor Hyman Engelberg y Eunice Murray. Según este biógrafo, quizá trataron de encubrir las pruebas de un enema fatal administrado a modo de sedante a una alterada Marilyn. Para ello, inventaron la historia de que Greenson entró por la ventana de la habitación de Norma Jeane, para lo cual tuvieron que retirar el pesado material negro que había colocado en la ventana para impedir que entrara la luz. Creo que los tres tuvieron que eliminar las pruebas de la administración de la lavativa que había acabado con la vida de la actriz.Según Robert Slatzer, Bobby Kennedy estaba desesperado por silenciar a Marilyn antes de que hiciera públicas sus relaciones con él y con su hermano, el entonces presidente JFK. Anthony Summers (otro biógrafo) sitúa a Robert Kennedy en la escena del crimen, y hace hincapié en la extraña desaparición del diario de cuero rojo. También James Haspiel cita unas cintas obtenidas por micrófonos ocultos en la casa, como prueba de que Robert Kennedy intentó calmarla con una almohada, sin conseguirlo (de ahí los moratones del rostro). Peter Harry Brown y Patte B. Barham (que han investigado el caso durante años), llegaron a la misma conclusión y Donald Wolfe estuvo siempre convencido de que Robert Kennedy estuvo totalmente involucrado en la muerte de Marilyn Monroe. Ya fuese accidental, al intentar calmarla tapándole el rostro con una almohada, o sedarla con una dosis excesiva, o premeditada.
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Quién era el “tercer” hombre que acompañaba a Bob Kennedy y Peter Lawford en el Mercedes blanco?

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:48

Pudo muy bien ser el doctor Ralph Greenson quien le administró a Marilyn la lavativa con la sedación fatal. ¡Veámoslo!En su último día de vida, Marilyn consumió pastillas de fenobarbital e hidrato de cloral. A media tarde de aquel sábado 4 de agosto, se la vio por la playa paseando. Caminaba con dificultad y hablaba de forma ininteligible…El doctor Ralph Greenson extendió una receta de Nembutal (marca comercial del barbitúrico a base de pentabarbital sódico) recomendándole a Marilyn una ingesta diaria de 300 mg todas las noches antes de acostarse. Greenson prescribió un barbitúrico acostumbrado en los tratamientos por insomnio, pero una dosis excesiva (300 mg) cuando lo habitual recomendado por otros especialistas no sobrepasaba los 100 mg diarios y durante un período no superior a las dos semanas de tratamiento, tras lo cual se ha desarrollado ya un efecto de tolerancia y disminuye la efectividad del fármaco. La ingestión de una dosis superior a los dos gramos, puede provocar un envenenamiento grave.

¿Por qué Greenson le prescribió esa dosificación a todas luces excesiva, 300 mg, en lugar de los 100 mg acostumbrados por otros médicos?Posteriormente, la autopsia reveló un nivel 10 veces superior a la dosis normal de la primera droga y 20 veces superior al nivel de la segunda: la sangre contenía niveles de 4,5 mg de Nembutal y 8 mg de hidratos de cloral, mientras que en el hígado se apreciaba una concentración alta del primero (13 mg). Las diferencias en estas cifras se han utilizado para apoyar la teoría de que hubo algo extraño en la muerte de Marilyn y las reflexiones hacen suponer que la droga se le administró mediante inyección o por enema o lavativa.El documento de la autopsia ya presentaba entonces serias dudas y contradicciones.

Noguchi lo firmó marcando con un círculo el motivo de la muerte: “suicidio” y añadiendo luego, la palabra “probable”. Noguchi esperó hasta 1973 para reconocer ante el escritor Norman Mailer que ese día había enviado a un laboratorio especializado una muestra del intestino delgado de Marilyn para que fuese analizado exhaustivamente, pero que nunca le fueron comunicados los resultadosAdemás, desaparecieron de su archivo personal todos los documentos, resultados de los análisis practicados, fotografías forenses y diapositivas del cadáver. Y no sólo eso, sino que la correspondencia que había mantenido con el Fiscal General, Robert Kennedy, referida al asunto, también fue robada de sus archivos.La actriz había anunciado públicamente que pensaba dar una conferencia de prensa en esas fechas, donde Bob Slatzer y otros amigos sabían que iba a hablar de asuntos delicados para la presidencia de la Nación, Organismos Oficiales y Cuba, en relación con el frustrado desembarco en la bahía de los Cochinos (abril de 1961), y muy particularmente la participación de la CIA en el asesinato de Rafael Trujillo en la República Dominicana o las palabras que John Kennedy, el presidente, había pronunciado tajantemente delante de la actriz y un grupo de amigos del Rat Pack: “Estados Unidos no concederá asilo político al presidente Diem de Vietnam del Sur”.

El 2 de noviembre de 1963, apenas unas semanas antes del asesinato en Dallas (Texas) de Kennedy (el día 22) el presidente Diem de Vietnam del Sur fue depuesto por un golpe de Estado orquestado por los comunistas (apoyados por Vietnam del Norte) y los budistas anticatólicos. El propio presidente Diem y su hermano Ngo Dinh Nhu fueron asesinados durante el sangriento golpe. Inmediatamente muchas miradas se dirigieron hacia el presidente John Kennedy como instigador del golpe militar ya que era sabido que no sintonizaba con el presidente survietnamita asesinado. Su pasividad a la hora de condenar el golpe de los comunistas en Vietnam de Sur, confundió a sus aliados en la zona y no gustó en muchos círculos políticos y militares que empezaron a intuir que JFK estaba dispuesto a ceder toda Indochina a los comunistas, del mismo modo que un año antes había “cedido” en Cuba.Lo más peligroso y a la postre fatal para Marilyn, fue que anotaba todas esas confidencias en su diario personal, costumbre que conocían todos sus amigos y allegados, en especial Ralph Greenson, que fue quien le recomendó esa práctica para superar sus fallos de memoria.

Revelan una nueva versión impactante sobre la muerte de Marylin Monroe
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Marilyn Monroe era olvidadiza por naturaleza y recurría a su diario para recordar las fechas de los cumpleaños de sus amigos,

Mensaje por Soyasí el Jue 22 Ago 2013 - 9:50

las citas de trabajo que había mantenido y otros detalles cotidianos que a ella le gustaba consignar.En 1985 la cadena pública de la televisión británica, BBC, produjo un documental de investigación sobre la muerte de Marilyn, titulado “Say goodbye to the president” que incluía varias entrevistas con los principales testigos y personajes relacionados con Marilyn y su entorno que aún seguían con vida. Uno de éstos fue Eunice Murray, su antigua ama de llaves y asistente personal, quien, creyendo finalizada la grabación, realizó unas sorprendentes revelaciones que fueron registradas por un micrófono que aún permanecía abierto: “A mi edad… ¿debo seguir encubriendo todo esto?”Preguntada a qué se refería, la señora Murray relató que Robert Kennedy había estado la noche del 4 de agosto en casa de Marilyn y que había mantenido con ella una discusión muy violenta. Ahondando en el testimonio de la señora Murray, poco tiempo después, el programa televisivo de investigación “20/20” de la cadena norteamericana ABC realizó un reportaje de media hora en el que trabajaron los reporteros estrella de la emisora, Sylvia Chase y Gerardo Rivera, y cuyo coste de producción ascendió a varios cientos de miles de dólares. Sin embargo, lo averiguado por los periodistas fue estimado tan desestabilizador que el reportaje fue suspendido poco antes de su emisión, siendo sustituido por un documental sobre perros policía”.

El doctor Michael Gurdin se convirtió en parte de la historia el 7 de junio de 1962 por la mañana, cuando Greenson llevó a Marilyn a su consulta:“Estaba desgreñada -recordó Gurdin- y tenía marcas negras y azules debajo de los ojos, mal disimuladas con maquillaje. La versión que me contó Greenson fue que ella estaba en la ducha cuando resbaló y se golpeó al caer. Para mí fue evidente que se encontraba bajo el efecto de las drogas: tenía la voz apagada y poco clara, casi inaudible. Pero la mayor preocupación de Marilyn era que tenía un compromiso de trabajo y temía haberse roto el tabique nasal.

En realidad habló muy poco y las preguntas que le hice con respecto a la lesión fueron respondidas por el doctor Greenson. Ella no habló casi nada. No le hice una radiografía porque ella se negó. La examiné cuidadosamente y no encontré pruebas de que hubiera fractura del tabique nasal”.Según el doctor Gurdin, las heridas de Marilyn podrían haber sido consecuencia de una caída, como le dijeron, pero también era muy posible que la hubiesen golpeado en el rostro con fuerza. Un médico, si tiene experiencia en contusiones y lesiones producidas por golpes, puede discernir inmediatamente entre las lesiones provocadas por un golpe fortuito contra un objeto duro (un mueble, una ventana…) y un golpe asestado directamente por la acción de un puño cerrado, o una bofetada dada con el dorso o la palma de la mano abierta. Cualquier boxeador o luchador también sabría reconocer esas mismas lesiones por haberlas sufrido en alguna ocasión.

Ciertamente, una caída accidental o una agresión habrían mostrado secuelas similares, pero Greenson no confiaba en nadie y quería evitar a toda costa que Gurdin o cualquier otro viese a Marilyn con el rostro tumefacto y le preguntase directamente a ella por el origen de las contusiones. Greenson tenía una buena razón para mostrarse tan cauteloso: él era el autor de aquellas contusiones.Agotado, frustrado, neurótico, seguro de su autoridad absoluta sobre Marilyn, hasta el extremo de mostrar una preocupación obsesiva por ella que iba más allá de lo estrictamente profesional en una relación entre médico y paciente. Greenson estaba furioso con Marilyn porque había frustrado sus vacaciones y las de su familia, desobedeciendo sus órdenes y causándole problemas ante los idolatrados estudios cinematográficos que al final le pidieron cuentas a él, su médico personal, por el estado anímico de la actriz. Greenson era uno de esos individuos inestables que pierden los estribos con facilidad cuando les desafían o contradicen, y Marilyn había puesto a prueba su escaso aguante cuando le dijo que no se encontraba tan mal como le había dado a entender cuando le llamó para que acudiese en su ayuda y que, después de todo, si los estudios decidían prescindir de ella, no le importaba, que se sentía aliviada por ello. Greenson la golpeó salvajemente y ella soportó el castigo en silencio porque aquel miserable le había hecho creer que sólo él podía ayudarla y que comprendía la naturaleza de su enfermedad.

Mike Rothmiller, ex miembro de la CIA, los Servicios de Inteligencia de los Estados Unidos, en una entrevista concedida a una televisión francesa confesó que, retirado ya del servicio activo y buscando documentación para iniciar otras actividades, se encontró casualmente con un viejo expediente que contenía un voluminoso paquete de cartas manuscritas: la correspondencia epistolar que habían mantenido en su día el presidente Kennedy y la actriz Marilyn Monroe, donde quedaba de manifiesto el peligro que corría la actriz al estar al tanto de los planes políticos de los hermanos Kennedy, John y Robert. En la misma entrevista, Rothmiller afirmaba comprender las razones de Estado para eliminar a Marilyn sirviéndose de un asesinato encubierto como un suicidio.

El mismo Rothmiller aseguró que si se tomó aquella decisión -la de asesinar a Marilyn- fue porque se tenía constancia de que en la entrevista que la actriz tenía concertada para el lunes 6 de agosto, el día siguiente a su muerte, iba a hacer pública cierta información comprometedora para el presidente John Kennedy. Según Mike Rothmiller, Marilyn poseía información confidencial según la cual EEUU tenían previsto bombardear las rampas lanzamisiles que los soviéticos estaban instalando en Cuba y que habían sido descubiertas por los aviones espía Lockheed U2 un mes antes (julio 1962) y que acabarían desembocando en octubre de ese mismo año, dos meses después de la muerte de Marilyn, en la llamada Crisis de los Misiles que puso al mundo borde de una guerra termonuclear mundial de consecuencias catastróficas para la Humanidad.

Según Mike Rothmiller, si el presidente Kennedy abortó finalmente sus planes de bombardear las rampas de lanzamisiles soviéticas en Cuba, fue porque no estaba seguro de si Marilyn, a través de su ex esposo Arthur Miller, militante comunista, había alertado ya a los soviéticos y cubanos y éstos les podían estar esperando, como sucedió en la bahía de los Cochinos en abril de 1961. Los revolucionarios castristas sabían la fecha, el lugar y la hora exactos donde llevarían a cabo los desembarcos los mercenarios y pistoleros de la CIA.Edgar Hoover, jefe del FBI, siempre creyó que “fueron Marilyn y sus amigos comunistas quienes pusieron sobre aviso a los revolucionarios cubanos”.Pero… ¿quién pudo confiarle semejante secreto de Estado a la actriz? La pregunta se contesta sola ...

También: EL LIBRO DEFINITIVO SOBRE LA MUERTE

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

La batalla perdida de Marilyn Monroe contra la Endometriosis

Mensaje por BUSTER el Mar 8 Jul 2014 - 11:02

la Endometriosis

¿Es obsoleta la menstruación?

Al considerar la batalla de Marilyn Monroe contra la endometriosis, es importante recordar que hasta 1960, el recurso más novedoso para controlar los casos severos era remover los ovarios con la finalidad de eliminar la estimulación periódica del tejido endometrial. Ms. Monroe se negó a someterse a la entonces utilizada cirugía para remover sus ovarios, principalmente porque quería desesperadamente convertirse en madre.

Ella toleró pacientemente el severo dolor mensual gracias al consumo cada vez mayor de narcóticos, lo que finalmente la condujo a la muerte por una sobredosis.

De acuerdo a los acontecimientos biográficos publicados de su vida y a pesar de su imagen como el gran símbolo sexual elaborado por los publicistas de Hollywood, la sexualidad personal de la actriz le proveía poca satisfacción o gratificación. La dolorosa dispaurenia característica de la endometriosis severa la hicieron resistente, tensa y aprensiva hacia el acto sexual. Según sus biógrafos, Marilyn Monroe expresaba a sus amigos más cercanos su insatisfacción hacia el sexo.

A la edad de 20 años, y con un matrimonio de cuatro, Ms. Monroe se quejaba de terribles cólicos menstruales que complicaron su carrera como modelo, haciéndosele difícil estar parada por largos períodos en las sesiones fotográficas. Este síntoma, junto con la dismenorrea y la dispareunia que la afligían, revela que comenzó a sufrir de endometriosis avanzada a edad muy temprana. En 1952 en Hollywood, mientras filmaba la película Monkey Business junto a Carey Grant, Marilyn Monroe tuvo dolores abdominales tan severos que provocaron el paro de la filmación. El Dr. Elliot Corday diagnosticó apendicitis, pero ella persuadió al doctor para que retrasara la cirugía, por lo que fue hospitalizada por algunos días y recibió antibióticos como tratamiento.

Después de una semana, Ms. Monroe regresó a trabajar sin haber padecido ninguna cirugía. El dolor, atribuido públicamente a una apendicitis, fue probablemente causado por la endometriosis. Después de algunas semanas de sufrimiento, el publicista de Marilyn anunció que estaba sometiéndose a una apendectomía, planeada para fines de abril.

Aún así, el Dr. Marcus Rabwin, cirujano general, trajo a un ginecólogo, el Dr. Leon Krohn, para asistirlo en la cirugía –una buena clave de que sería más que una simple apendectomía la que se llevaría a cabo-. En esos días, una “apendectomía” era considerada, por los creadores de imagen de Hollywood, como más aceptable para una estrella joven que una cirugía relacionada con “la condición de la mujer”.

Después de la primera cirugía, el ginecólogo, Dr. Krohn, asumió el control del tratamiento de los problemas menstruales crónicos de la enigmática actriz. El 7 de noviembre de 1954, Ms. Monroe tuvo su segunda cirugía abdominal en el Cedars of Lebanon Hospital. Esta cirugía fue descrita por el ginecólogo Krohn como “una corrección de un desorden de la mujer que la había molestado por años”. Clarificando, explicó que se estaba refiriendo a una operación para tratarla de “endometriosis crónica”. Esto confirmó que cuando había asistido en la apendectomía dos años antes, la presencia de endometriosis ya había sido confirmada por él.

Marilyn Monroe y Arthur Miller se casaron en junio de 1956. Ella quería tener un hijo, pero su endometriosis fue probablemente la principal razón por la que no pudo concebir, aunque también había otras posibles razones de su infertilidad. El uso continúo de una gran cantidad de analgésicos e hipnóticos, principalmente barbitúricos, tomados para disminuir su dolor, probablemente interfirieron con su ovulación. Su ginecólogo, Leon Krohn, proveía a Marilyn de estas drogas prescritas sin las cuales ella no hubiera podido dormir. El hecho de que el Dr. Krohn estuviera siempre en el set mientras Marilyn estaba filmando, muestra cuán dependiente se había vuelto la actriz de estas drogas poderosas.

En julio de 1957, Monroe se sintió feliz al saber que estaba embarazada. Parecía que había logrado vencer su endometriosis, pero sus efectos físicos continuaron siendo un obstáculo enorme para su felicidad. En pocos días fue trasladada al Doctors Hospital en Nueva York, donde fue diagnosticado un embarazo ectópico como resultado de la endometriosis en las trompas de Falopio. Fue operada inmediatamente y ese día no sólo perdió su tan deseado embarazo, sino también la trompa de Falopio en donde la implantación ectópica había tenido lugar.

El año siguiente, Marilyn Monroe se embarazó otra vez. Tristemente, tuvo un aborto antes de cumplir tres meses de embarazo. Marilyn se culpó así misma debido a los barbitúricos que había estado tomando y entró en un período de depresión. Los sedantes que había estado ingiriendo desde 1953 posiblemente contribuyeron a su depresión.

En junio 25 de 1958, Ms. Monroe fue hospitalizada en el Lenox Hill Hospital en Nueva York para una cuarta intervención quirúrgica. La operación fue para remover los endometriomas que le estaban causando sus “períodos menstruales anormalmente dolorosos, severo sangrado e infertilidad”. En el verano de 1960, cuando Marilyn Monroe estaba filmando “The Misfits” con Clark Gable, estaba en constante agonía y con dolor abdominal, lo que le dificultaba comer.

Antes de comenzar cada escena se ponía tan enferma que necesitaba atención médica. Con toda esta problemática afectándola, buscó a alguien que le pudiera dar apoyo psicológico y moral. Fue así que comenzó su relación con el psicoanalista de Los Ángeles, el Dr. Ralph Greeson, a quien ella se apegó mucho y quien estaría con la estrella hasta el último día de su vida.

El Dr. Greeson le recomendó a su colega, Dr. Hyman Engelberg, para que se hiciera cargo de los problemas físicos de su paciente, y desde entonces, el par de médicos trabajaron para liberar a Marilyn del peso de sus problemas físicos y mentales. Engelberg fue responsable de la prescripción continua de los hipnóticos que Marilyn requería para poder dormir. Atormentada por su dolor persistente en el lado derecho de su abdomen y los severos ataques de indigestión –ambos probablemente consecuencias de su endometriosis- no es sorprendente que Marilyn se volviera dependiente de los barbitúricos. Sin ellos su sufrimiento físico y mental se hubiera vuelto insoportable.

Marilyn Monroe y Arthur Miller anunciaron su divorcio en 1960. En mayo de 1961, fue hospitalizada por León Krohn en el Hospital Cedars of Lebanon para una quinta cirugía, esta vez para remover tejido dañado por la endometriosis. Tenía 35 años. Un mes después, Marilyn fue operada una vez más. Se argumentó que era una colecistectomía (extracción de la vesícula), debido a las piedras alojadas en la vesícula, pero lo que se ve en los reportes médicos se asemeja a que el cirujano decidió tomar ventaja a la endometriosis y se dio la oportunidad de continuar con los esfuerzos quirúrgicos para remover tejido endometrial de sus órganos abdominales y pélvicos, un esfuerzo que se había prolongado por ocho años y seis cirugías. De acuerdo a los amigos, Marilyn tenía toda una farmacia de medicamentos prescritos en casa. Los tranquilizantes como el Valium y el Librium que estaban en el mercado en esa época, fueron añadidos a los analgésicos, los sedantes y los hipnóticos que la actriz utilizaba diariamente para deshacerse del dolor causado por la endometriosis y su incapacidad para dormir por las noches.

Sus problemas de salud le causaron el abandono del trabajo en los estudios de cine en numerosas ocasiones o la necesidad de cancelar de último minuto una filmación programada. Finalmente, esto provocó su despido de los Estudios Fox.

La vida dio un giro favorable para Marilyn en 1962, ya que ella y Joe DiMaggio - esposo de un matrimonio previo- anunciaron planes para volverse a casar, poniendo el 8 de agosto como fecha para la ceremonia. El evento fue preparado felizmente por ambos y sus fanáticos. Ella también había sido re-contratada por los estudios con un incremento salarial. Mientras se preparaba para la boda, Ms. Monroe continuó sufriendo de dolor pélvico, lo que la atormentaba sin descanso. El 21 de Julio fue hospitalizada para otra cirugía, la séptima, con la finalidad de remover tejido hemorrágico causado por la endometriosis.

En casa, de regreso del hospital el primero de Agosto, Marilyn telefoneó a Leon Krohn, que la había tratado de su endometriosis desde su primera cirugía en 1952 y lo invitó a cenar a su casa. Pero más tarde, durante el día, llamó para cancelar la cena, prometiéndole que lo telefonearía en pocos días. Marilyn se levantó temprano y de buen humor el viernes 3 de agosto, visitó la oficina de su psicoanalista, Dr. Greeson, compró cosas para la recepción de su boda y regresó a su casa para encontrarse con el Dr. Hyman Engelberg.

El le inyectó un analgésico y le dio una receta de 20 cápsulas de Nembutal para usarse con el Hidrato de Cloral. El 4 de agosto Marilyn se quedó en casa, desempacando cosas que había ordenado para la boda. En la tarde, recibió una visita del Dr. Greeson, quien la dejó a las 9 pm. Marilyn estuvo platicando por teléfono con varios amigos durante el resto de la noche. Cuando no pudo contestar una llamada, el que la había llamado se alarmó y le avisó a su abogado Milton Rudin. Fue el Dr. Greeson quien acompañado de Rudin, encontró a la actriz muerta a media noche.

La alta cantidad de sodio pentobarbital (Nembutal) encontrado en su hígado fue prácticamente dos veces mayor que el nivel de la sangre, y la concentración del Hidrato de Cloral en su sangre fue mayor que la de Nembutal. No había señales de ningún tipo de narcóticos ni en su estómago ni el duodeno, pero el colon estaba congestionado y tenía un color púrpura, lo que sugiere la administración rectal de Hidrato de Cloral y Barbitúricos. Es probable que la muerte de Marilyn Monroe, causada por una sobredosis de narcóticos prescritos, haya sido accidental. Uno no puede evadir la siguiente conclusión: su endometriosis fue un factor determinante en su dependencia a las drogas, lo que hizo su muerte accidental predecible.

Los anticonceptivos orales aparecieron en 1960 y podían haber sido usados para suprimir sus menstruaciones como tratamiento para la endometriosis, pero no hay registro de que esto se haya intentado para Ms. Monroe. De hecho, hubiera sido muy inusual para los médicos tratarla prescribiéndole la píldora para este propósito porque para entonces no se habían realizado estudios sobre el uso de los anticonceptivos orales para tratar la endometriosis. Y por supuesto, era un período de su vida en donde ella deseaba tener un bebé. También se creía, en esos primeros años de la píldora, que su uso podía hacer decrecer la fertilidad.

No fue la endometriosis la que se llevó la vida de Marilyn Monroe, pero fue la endometriosis la que contribuyó sustancialmente a su enorme sufrimiento físico y mental (que la condujo a su dependencia a los analgésicos), lo que finalmente la mató.

Marilyn Monroe (1926-1962)
avatar
BUSTER
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 1042
Reputación : 1087
Fecha de inscripción : 17/10/2009

http://cinemaniaymelomania.forogratuito.net

Volver arriba Ir abajo

“Yo maté a Marilyn Monroe”. Un agente retirado de la CIA confiesa en su lecho de muerte

Mensaje por Soyasí el Miér 18 Nov 2015 - 9:49

Un suicidio, un asesinato cometido por el gobierno, víctima de una conspiración de la Casa Blanca, un error de su cuerpo médico, un ataque de la mafia…

Teorías conspirativas sobran para explicar la muerte de Marilyn Monroe, uno de los mayores iconos de belleza de Hollywood, cuyo cuerpo apareció sin vida en su casa a los 36 años de edad.

Esta ola de teorías conspirativas se fundan en los misterios e incoherencias que rodearon la muerte de la actriz.

La muerte de Marilyn Monroe es uno de los misterios más grandes que aún permanecen sin resolver.

¿O lo era?. A sus 78 años de edad, un agente retirado de la CIA confesó que él fue el autor del asesinato de una de las celebridades más emblemáticas de Hollywood de todos los tiempos.

También admitió haber matado a más de 37 personas en el periodo entre 1959 y 1972 para el gobierno americano, y la actriz fue una de ellas.

Teniendo una autorización de seguridad de nivel alto, el señor Hodges ha trabajado para la CIA durante 41 años. Afirma que recibió órdenes de la organización para matar a gente.

Por otra parte, también declaró que él asesinó a cualquier artista que representaba una amenaza para los intereses de Estados Unidos.

Añadió: “No sólo tuvimos pruebas de que Marilyn Monroe no sólo se había acostado con Kennedy, pero también con Fidel Castro”. “Mi comandante, Jimmy Hayworth, me dijo que tenía que morir, y que tenía que parecer un suicidio o una sobredosis”.

“Yo no había matado una mujer en mi vida, pero estaba obedeciendo órdenes, lo hice por América”.

Ella pudo haber transmitido información estratégica a los comunistas, y no podíamos permitir eso. ¡Ella tenía que morir, yo sólo hice lo que tenía que hacer!

Él era un experto tanto en artes marciales como francotirador.

Utilizó algunos métodos conservadores como veneno y explosivos para quitarse a gente del medio.

Fuente: worldtruth

_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 766
Reputación : 909
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quién asesinó a Marilyn Monroe?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.