Recordando a Gracita Morales

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recordando a Gracita Morales

Mensaje por BUSTER el Jue 21 Feb 2013 - 11:42

Nunca es tarde si la dicha es buena, y sería cuanto menos impersonable no hacer nuestro pequeño homenaje a esta entrañable e irrepetible actriz de nuestro cine.

María de Gracia Morales, conocida como Gracita Morales y cuya voz atiplada y original vis cómica la convirtieron en la actriz más popular de los años sesenta, murió el domingo 4 de abril de 1995 por la noche en Madrid a los 66 años. La causa fue una insuficiencla respiratoria horas después de ser ingresada en una clínica. Intérprete de películas como Atraco a las tres, Sor Citroén o Cómo está el servicio, Gracita Morales pertenecía "a la casta genial de actores atípicos que hacen las cosas de un modo radicalmente personal", según la recordó ayer el cineasta Pedro Almodóvar. A fínales de los años setenta, tras casi cien películas, dejó prácticamente de recibir ofertas, su salud se fue deteriorando y empezó a padecer fuertes depresiones.


Una sobrina de la actriz dijo ayer que su tía lo pasó mal la última década de su vida, "drogada con pastillas", sola y abandonada. Su última aparición pública fue el pasado día 28 con motivo del fallecimiento de la directora de cine Ana Mariscal.Ya en 1980 la actriz fue sometida a tratamiento debido a una depresión causada porque en tres años no había recibido ninguna oferta de trabajo. Posteriormente volvería al teatro en dos obras de Alfonso Paso y en Cuéntalo tú, que tienes más gracia, de Juan José Alonso Millán.

Fue en la comedia de este autor Ya tenemos chica, que interpretó en 1991, donde la vio actuar por última vez el que fue su pareja artística, José Luis López Vázquez, que ayer lamentaba el ostracismo de los últimos tiempos para una actriz "cuya gracia nata y su espontaneidad se apoyaban en una gran eficacia fruto de la experiencia teatral".

"Tuvimos una relación buenísima", dice López Vázquez. "Hice con ella alrededor de 15 películas y una obra de teatro, Los palomos. Entre lo más destacado: Cómo esta el servicio, Atraco a las tres, Operación Mata Hari, Operación bikini y Operación secretaria. Tenía un gran sentido del humor, una vis cómica irrepetible y una fuerza en su momento grandiosa, que no sé como pudo deteriorarse hasta extremos de no trabajar. La vi por última vez en una comedia de Alonso Millán y luego hizo el año pasado en Antena 3 un capítulo de Los ladrones van a la oficina en el que intervenía yo. Aunque no coincidimos, me contaron que todo el mundo en la grabación la admiraba muchísimo".

Una casta genial

"Era de la casta de los actores que más me interesan: los atípicos, los que hacían las cosas como no había que hacerlas, es decir, de un modo radicalmente personal", añade el realizador. "Una casta que va desde Buster Keaton, Totó y José Isbert y que llega hasta Gracita Morales, Luis Ciges, Rafaela Aparicio, Laly Soldevilla y Chus Lampreave, entre otros. Todos son, a mi juicio, unos genios naturales, instintivos. Hagan lo que hagan, interpreten lo que interpreten, siempre son ellos mismos y siempre, esto es lo genial, están espléndidos".

Nacida en Madrid el 9 de noviembre de 1928, Gracita Morales era hija del empresario del Teatro Calderón. Pese a que sus padres se oponían a que trabajase como actriz, y después de estudiar danza clásica, debutó a los 20 años como meritoria en la compañía de Luis Peña y Rosita Hernán. También formó parte del elenco de otras compañías, como las de Antonio Víco, Catalina Bárcena y Tina Gascó.

Uno de sus triunfos teatrales fue la obra de Miguel Mihura Maribel y la extraña familia, que repitió luego en el cine en la versión de 1960 dirigida por José María Forqué. Convertida en la estrella del cine cómico español, fue encasillada en personajes ingenuos pero firmes y voluntariosos, como las innumerables criadas respondonas que interpretó. Entre los títulos de su filmografía figuran Cómo casarse en siete días, La ciudad no es para mí, Mi marido y sus complejos y Prohibido enamorarse.

La actriz Verónica Forqué admiraba mucho el rasgo único de su talento. "Yo prefiero recordarla cuando era joven, en las películas que hizo con mi padre

[José María Forqué], con el que trabajó muchas veces", señala. "Tenía un talento muy especial, y ni ella se daba cuenta". Creo que el secreto estaba en su modo absurdo de ser, que viene muy bien en el humor porque se contagia". Web
avatar
BUSTER
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 1093
Reputación : 1153
Fecha de inscripción : 17/10/2009

http://cinemaniaymelomania.forogratuito.net

Volver arriba Ir abajo

Gracita Morales murió hace 20 años, sola y abandonada

Mensaje por Soyasí el Vie 3 Abr 2015 - 16:42

Fue una de las actrices cómicas más populares. Sus circunstancias personales fueron lamentables.



Se cree, equivocadamente, que la vida de los cómicos es siempre alegre, cual se muestran en el mundo del espectáculo. No fue el caso, por ejemplo, de Gracita Morales, una de las actrices cómicas más populares, de quien se cumplen ahora veinte años de su desaparición, en lamentables circunstancias personales. María Gracia Morales Carvajal era madrileña, hija del que fuera empresario del teatro Calderón antes de la guerra civil. Quería ser bailarina mas hubo de abandonar sus estudios de danza clásica por consejo médico. Entonces decidió ser actriz, integrada en importantes compañías teatrales que encabezaban Josita Hernán, Catalina Bárcena, Ernesto Vilches, Antonio Vico y Carmen Carbonell… Su vis cómica la destapó en 1959 en el estreno de La feria de Cuernicabra, de Alfredo Mañas. Una simple frase pronunciada con su característica voz atiplada le sirvió para provocar una carcajada general del público: "¡Ave María Purísimaaaaa…!" Al año siguiente prácticamente debutaba en el cine (había hecho anteriormente un papelito en 1954) con la versión cinematográfica de Maribel y la extraña familia. Y ahí comenzó su despegue. Se convirtió en la chacha nacional, a menudo dando gritos con su acostumbrado sonido gutural: "¡Señoritoooooo…!" El 26 de junio de 1960 contrajo matrimonio con un pintor canario, Martín Zerolo, al que había conocido en Tenerife estando de gira teatral.

Una unión desgraciada que apenas duró ocho años. Mariano Ozores contaba que el marido fue "una especie de Valium para Gracita", en cambio Alfredo Landa recordó que "el pintor le salió rana". Probablemente aquella desdichada relación precipitaría el "comienzo del fin" de la carrera de Gracita Morales. Coincidió con José Luis López Vázquez en una quincena de títulos, formando una taquillera pareja en el cine de los años 60, con títulos como Atraco a las tres, Operación cabaretera, Sor Citroen, Operación Mata-Hari, Operación bi-ki-ni, ¡Cómo está el servicio!… Hacían las delicias de millones de espectadores, poco exigentes con los argumentos. Pero el carácter de la actriz fue agriándose poco a poco, al punto de que los rodajes de gran parte de aquellas desternillantes películas resultaban complicados por culpa de ella. López Vázquez la retrató de esta manera: "Era bastante envidiosa en algunos sentidos y cuando veía a una actriz más joven se sulfuraba mucho". Ello llegó al extremo de que rodando Operación bi-ki-ini debieron "cruzársele los cables" pues, en un arranque de ira y celos, arrojó un cenicero de cristal a una compañera, a la que por poco "desgració" para siempre.

Luego, tenía manías, como la de fregar su "roulotte" (ya saben: el vehículo destinado a los principales actores cuando se desplazan fuera de los estudios), sin importarle que esa faena retrasara el rodaje. Alfredo Landa, que también trabajó mucho con ella, refería que era impuntual en el trabajo, lo mismo que había días que no acudía a su cita laboral y, cuando iba, mostraba a lo peor su ángulo dictatorial, pretendiendo que tal actor fuera expulsado de la película: "¡A ése, que lo echen…!" Y no daba explicaciones de sus fobias. De "caprichosa, despótica e intratable" la calificaba el inolvidable actor pamplonica en sus memorias. El prolífico Mariano Ozores, que la dirigió en buen número de películas, es menos ácido respecto a la actriz, aunque no silencia tampoco sus inexplicables reacciones: "Caritativa, cariñosa, pero de vez en cuando tenía arrebatos de cólera, los que nos hacían olvidar sus virtudes. No tuvo suerte ni en su vida privada ni con su salud". Revelaba asimismo que uno de los productores que más veces contrató a Gracita Morales, José María Reyzábal, reconocía que ganaba dinero con las películas de ella pero acabó por no tenerla en sus repartos a causa del genio incontrolable que mostraba y los problemas continuos creados por su obsesión en que todos los de su alrededor se supeditaran a ella.

Se corrió la especie de que podía arruinar una película en cualquier momento. "La profesión no le dio de lado –concluía Mariano Ozores-, sino que fue ella misma la que con su actitud, sus problemas personales, se fue alejando paulatinamente del cine. Se dijo que al no haber tenido hijos pudo deberse su desequilibrio sentimental". Y alguien tan querida como Concha Velasco, incapaz de hablar mal de nadie, a propósito del rodaje de Juicio de faldas donde junto a Manolo Escobar tuvo como compañera a Gracita, contaría algunos de los líos que formó ésta, empezando con que no se sabía el guión, ni dio muestras de conocer quién era el cantante, de indiscutible popularidad. Además, se enfadó porque el personaje que le escribió a propósito el director José Luis Sáenz de Heredia se llamaba como ella, Gracita: "¡Que yo me llamo Gracita, hijo de ****!", le espetó a quien era todo un caballero, incapaz desde luego de reprenderla por su soez expresión. De ella, acabó comentando esto Concha Velasco: "Era la persona más taquera que conozco. De ella aprendí cosas como 'el cabrón de bastos' o 'la **** de oros'".

Para rematar toda esa retahíla de despropósitos añadimos esto otro en boca de José Luis López Vázquez: "Fue vetada porque era temperamental. Estaba enferma mentalmente, lo que le creó un estado de ansiedad que nos hacía la vida imposible a todos. Siendo una persona maravillosa, con un carisma y una personalidad asombrosa, gracia espontánea y arrebatadora… no compensaba trabajar a su lado". Se pasó tres años sin trabajar hasta que en 1980 se recuperó de aquella crisis depresiva. Pero ya sus trabajos fueron espaciándose y cada vez más alejados de su condición protagonista, cuando tiempo atrás había sido insustituible por su gran comicidad. Por cierto, en la calle hablaba casi igual que en sus películas. Su última película, de 1988, fue Canción triste de…. Y en el teatro, año 1991, la comedia Ya tenemos chica, siendo su adiós en la serie de televisión Los ladrones van a la oficina, en un capítulo de 1994. Drogada con pastillas, sola, abandonada, pasó los últimos años de su vida. Murió por insuficiencia respiratoria, según el parte médico. En opinión de Alfredo Landa "acabó con una enfermedad muy jodida, una cosa de la cabeza que la convirtió en una sombra de sí misma". Tenía solo sesenta y seis años cuando se fue de este mundo el domingo 3 de abril de 1995. Aquí


_________________

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,
hizo otro gesto y desapareció la injusticia,
hizo otro gesto y se acabó la guerra.
El político hizo un gesto y desapareció el mago.


(Woody Allen)
avatar
Soyasí
GENIO
GENIO

Cantidad de envíos : 823
Reputación : 1023
Fecha de inscripción : 13/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.